ACTUALIZADO A LAS
22:09
vacio
-- / --

Globos para pedir deseos culpables de incendios y apagones en Guayaquil y Salinas

I
03 ene 2020 / 11:27 H.

Las llamas salían desde un balcón, en el tercer piso alto del edificio El Conquistador. Al sonido de los petardos y la algarabía del fin de año, se sumaron el ruido de las sirenas de los bomberos y los gritos de desesperación de los residentes y visitantes en el malecón de Salinas.

▶Lee: ¡Año nuevo, playas sucias! ¿Por qué es la de todos los años?

Minutos antes de la medianoche del 31 de diciembre, un globo de los deseos ingresó por el balcón al departamento de Andrés Cassanello, cayó sobre la colchoneta de un sofá y este empezó a arder. El guayaquileño ni su familia estaban en casa y si no fuera por sus vecinos el fuego habría provocado una tragedia.

“Tuvieron que forzar la puerta, para apagar las llamas con un extintor”, cuenta. Cassanello lamenta que haya personas que aún jueguen con estos globos, a pesar de los peligros que representan.

Según la tradición asiática, lanzar esta especie de globo aerostático, pero pequeño, es sinónimo de prosperidad. Se piden deseos con él, estos se elevan al cielo y son devueltos. Sin embargo, en Ecuador y otras partes del mundo significan peligro e, incluso, muerte.

En Tailandia, se reúnen en los ríos para hacerlos flotar durante el festival Yi Peng, que es uno de los más famosos del planeta.

UN ARTEFACTO PELIGROSO

En Alemania, uno de estos objetos provocó que 30 animales fallecieran este 31 de diciembre. En Guayaquil, según reporte del Cuerpo de Bomberos, de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) y de usuarios en redes sociales, hubo accidentes, incendios forestales y apagones a causa de estos faroles.

De las llamadas de auxilio al ECU-911 durante el feriado, 49 correspondieron a incendios forestales, estructurales y vehiculares. Según Hans Huerta, subcoordinador de prevención de incendios del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, aunque no tienen datos que precisen cuántos casos fueron provocados por los globos, estos pueden desatar accidentes.

El pasado 27 de diciembre, un incendio forestal fue reportado a las 20:00 en los cerros Bim Bam Bum y Paraíso, en el oeste de Guayaquil. Se presume que uno de estos objetos lo habría provocado. En las calles 16 y Letamendi se reportó humo en el techo de una vivienda, luego de que uno de estos faroles cayera.

“Simplemente, la ciudadanía no tiene que usarlos ni comprarlos, porque no tienen una dirección segura de dónde se van a trasladar. Tiene una flama en la mitad que puede ingresar a una casa por un balcón o caer sobre un transformador o el tendido eléctrico”, detalla Huerta.

En Flor de Bastión, sector de Cordillera del Cóndor, Mucho Lote 5, Villa Mónaco, Trinitaria Este y en la cooperativa 4 de Marzo, sus moradores tuvieron que celebrar el inicio del 2020 a oscuras.

De acuerdo con reportes de la CNEL, en estos lugares los también llamados ‘globos de Cantolla’ se posaron sobre el tendido eléctrico y causaron apagones. En Pascuales, cooperativa Vilcabamba y las calles Portete y 23 también se fue la energía eléctrica, pero por bengalas y juegos pirotécnicos.

De acuerdo con un comunicado que la entidad envió a EXPRESO, estas esferas suelen estar elaboradas con materiales conductores de electricidad que, al entrar en contacto con la red, causan cortocircuitos y por ende las desconexiones y molestias a los ciudadanos. Así mismo, las cintas con las que los decoran se enredan en el tendido y provocan un daño similar.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN