ACTUALIZADO A LAS
14:35
vacio
-- / --

¡Piratas del golfo de Guayaquil llegan dando plomo!

I
14 feb 2020 / 14:31 H.

La isla Puná es la más grande del golfo de Guayaquil y la tercera a nivel nacional, después de Isabela y Santa Cruz, de Galápagos. Sus pobladores son amables y tranquilos, pero temen que esa actitud cambie en los próximos meses, pues algunos están cansados de los delitos que se cometen en los alrededores.

Luis Molina Vera, propietario de una embarcación, fue asaltado por tres sujetos el pasado 1 de febrero, cuando salía del río del cantón Balao, a la desembocadura en el golfo de Guayaquil, donde está asentada la isla.

▶ Lee también: Española y ecuatoriano son detenidos con 20 kilos de cocaína

En ese lugar, los delincuentes harían ‘cacería’ de víctimas cada quince días, sostiene el afectado. “Ellos saben que la gente sale a buscar bancos para cobrar el bono (de desarrollo humano). En mi caso, yo iba con 9 personas. Había adultos mayores, personas con discapacidad y hasta una niña, de unos dos años. Los piratas amenazaron con llevársela si alguien ponía resistencia”, relata el hombre.

En ese hecho, el perjuicio superó los 15 mil dólares, pues solo el motor de la embarcación estaba valorado en $ 12 mil.

“A las mujeres les metían las manos hasta en los senos, para buscar si escondían algún billete. No respetan nada”, lamenta el transportista puneño.

¡Piratas del golfo de Guayaquil llegan dando plomo!
El pasado 29 de enero, el pescador Federico Reyes no sobrevivió al ataque de los delincuentes.

El presidente de la asociación de pescadores Barrio Lindo, Orly Asencio Méndez, afirma que los delincuentes se camuflan entre pescadores que llegan de Puerto Bolívar, provincia de El Oro. “Ellos fingen buscar un lugar para pescar y cuando encuentran oportunidad, atacan. Eso es a diario”, asevera.

A eso, Molina añade que la otra modalidad que tienen es esperar en la desembocadura del río Balao, porque “no hay otra forma de salir de ese cantón. Y ellos esperan a que alguien salga solo, para sorprender. Y se acercan disparando, para no dar oportunidad a reaccionar. El día que me robaron, también asaltaron a otras dos embarcaciones”, lamenta el perjudicado.

En 2018, la Fiscalía de Delitos Acuáticos recogió 158 denuncias por robo en el golfo de Guayaquil, dentro de Guayas, mientras que en 2019 la cifra aumentó a 190, lo que equivale a un incremento del 20,25 %.

Víctimas de disparos

El pasado 19 de enero, Juan Armando Montero Martínez, de 61 años, fue baleado por delincuentes que se acercaban a robarle su pesca. El hombre sobrevivió y fue llevado a un hospital, donde aún permanece bajo cuidados médicos.

Diez días después, en un hecho similar, fueron baleados Álex Benito Montero Méndez, de 26 años, y su cuñado Federico Eusebio Reyes Cruz, de 35. Este último no resistió a los impactos de los proyectiles y falleció.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN