ACTUALIZADO A LAS
23:05
vacio
-- / --

Una posesión atravesada por las protestas, el respaldo y las promesas

Quito ·
I
14 may 2019 / 19:06 H.

Jorge Yunda, alcalde de Quito, fue posesionado en su cargo la tarde del 14 de mayo de 2019. El punto de encuentro fue en la plaza de San Blas para caminar hasta el teatro Sucre, en el Centro Histórico de la ciudad.

En medio de los saludos y los esfuerzos de algunos ciudadanos por saludarlo o tocarlo, Yunda fue interceptado por personajes tradicionales de la capital como el ponchero y un hombre que fabrica trompos de madera. Sin embargo, su paso fue interrumpido por decenas de estudiantes de medicina que aprovecharon el evento para hacer escuchar sus protestas.

Las consignas se hicieron más fuertes en las cercanías de la plaza de Teatro, agentes municipales intentaron abrir paso pero los estudiantes no claudicaban. En ese momento el ambiente se llenó de gas pimienta, que afectó también a Yunda. El nuevo burgomaestre tuvo que utilizar una mascarilla para protegerse.

“Mi solidaridad con los internos rotativos que les quieren perjudicar con sus estipendios”, dijo, refiriéndose a la protesta que lo interceptó.

En su discurso, Yunda rememoró su llegada a Quito desde Guano, provincia de Chimborazo, en 1975. Aquel año, se asentó en el barrio San Roque con sus padres. Recordó además su paso por el colegio San Andrés y por las aulas de la universidad donde se graduó de médico. Él fue el primero de la familia que asistió a la universidad, de “padre zapatero y madre costurera”, enfatizó.

Una posesión atravesada por las protestas, el respaldo y las promesas

Dentro de sus promesas estuvieron: la recuperación del río Machángara y las quebradas que caracterizan la geografía quiteña, la eliminación de la violencia de género. “No puede ser posible que una mujer sea asesinada sólo por ser mujer”, dijo.

Además hizo énfasis en un Quito amigable con los animales, el reordenamiento del modelo de gestión del Municipio, y en trabajar para que el aeropuerto Mariscal Sucre no siga siendo el más caro de la región.

Previo a esto, Diana Atamaint, presidenta del Consejo Nacional Electoral, le entregó el botón insignia y Mauricio Rodas, alcalde saliente, puso en sus manos el bastón de mando de la ciudad.

En el mismo evento, los 21 ediles que conformarán el Concejo Metropolitano recibieron sus botones insignia. El alcalde por su parte, dijo que los convocará a sesiones en los barrios para escuchar directamente sus necesidades.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN