ACTUALIZADO A LAS
23:41
vacio
-- / --

¡Lenín Moreno anuló el decreto 883!

Ecuador ·
I
14 oct 2019 / 23:09 H.

Luego del acuerdo conseguido ayer, 13 de octubre de 2019, por parte de las organizaciones indígenas y algunos sectores del Ecuador, el presidente Lenín Moreno anunció que el decreto 883 quedaría anulado.

Sin embargo, mediante el decreto 894, el ejecutivo afirma su decisión en ’dar de baja’ al decreto que hizo paralizar la movilidad de transporte a nivel nacional; con el que se dictó un toque de queda y estado de Excepción en la capital por las manifestaciones indígenas y actos de violencia.

Además, el primer mandatario estipula de manera inmediata la elaboración de un nuevo decreto que permita una política de subsidios de combustibles con un enfoque más integral donde se pueda converger criterios de racionalización, focalización y sectorización, que precautelen que estos no sean destinados para beneficiar a personas que tengan mayores recursos económicos ni a los contrabandistas de combustibles.

A su vez, los precios de los combustibles vuelven a ser los mismos que estaban establecidos antes de que se disponga liberar su subsidio, con la consigna de que en las estaciones de servicio se implementarán desde el martes 15 de octubre, a partir de las 00h00.

El recorte a los subsidios de los combustibles era parte de las medidas de austeridad tomadas a inicios de mes, en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para sanear las finanzas, pero encendió la mecha de protestas de grupos indígenas y sindicalistas, que pararon el país y forzaron a Moreno a despachar desde la ciudad costera de Guayaquil.

Moreno esperaba recaudar unos 1.500 millones de dólares anuales con la eliminación de los subsidios al diésel y la gasolina extra, vigentes en el país por décadas y del que -según las autoridades- se beneficiaba el contrabando.

Entre tanto, esta nueva disposición presidencia entrará en vigencia a partir de su publicación en el Registro Oficial.

REGRESANDO A CASA

Manifestantes indígenas, que habían llegado a Quito desde las provincias andinas y amazónicas para exigir que Moreno restituya los subsidios, comenzaron a dejar la ciudad el lunes.

“Ya estamos retornando a nuestros territorios”, dijo Inti Killa, un indígena de la provincia amazónica de Napo. “Hemos demostrado que la unión y el convencimiento del pueblo es un volcán que nadie lo puede detener”.

Estudiantes universitarios, trabajadores municipales y residentes de Quito limpiaron las llantas quemadas y adoquines que se habían arrancado de las calles del centro de la capital mientras el olor a gas lacrimógenos aún flotaba en el ambiente.

Por su parte, el sector petrolero retomaba paulatinamente su operación en los bloques que fueron parados en medio de las protestas. El Ministro de Energía, Carlos Pérez, dijo que las pérdida acumuladas llegaban a casi 2 millones de barriles y que esperaba retomar el bombeo normal en un par de semanas.

Las protestas se habían tornado cada vez más caóticas en los últimos días en Quito, lo que llevó a Moreno a declarar un estado de excepción y un posterior toque de queda en áreas estratégicas en el país.

La Defensoría del Pueblo, entidad de derechos humanos que monitorea el conflicto, dijo que unas siete personas murieron, más de 1.300 resultaron heridas y cientos fueron detenidas en las protestas.

El Gobierno culpó al movimiento político de Rafael Correa de estar detrás de los disturbios, algo que el expresidente niega

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN