ACTUALIZADO A LAS
08:27
vacio
-- / --

¡El ‘profe’ del terror fue condenado!

Quito ·
I
21 ene 2020 / 11:11 H.

Lo hacía tan abiertamente que sus alumnas pensaban que “era normal”. Los besos en la boca, las palmadas en la nalga y las insinuaciones sexuales de un profesor de danza se volvieron tan cotidianas para algunas que pasaron años antes de que una de las víctimas se atrevieran a denunciar.

Hoy, después de años de dolor y silencio, el hombre fue condenado por un tribunal a seis años y ocho meses de cárcel por el delito de abuso sexual, perpetrado en una reconocida academia de danza de Quito.

El hecho se dio a conocer cuando una joven relató su testimonio en un grupo digital. Poco a poco se fueron sumando historias. Todas coincidían en lo mismo: el nombre de su agresor. Una de las chicas asentó una denuncia en contra del sujeto.

▶ Lee también: El acoso viaja en metro

Durante la audiencia de juzgamiento, realizada en una de las salas del Complejo Judicial Quitumbe, en el sur de Quito, la fiscal especializada en violencia de Género, Silvana Garrido, presentó pruebas, principalmente testimoniales, en contra del hombre.

El acusado aseguraba que su contacto con las alumnas era únicamente para corregir su postura y la técnica del baile. Sin embargo, las versiones de bailarines y coreógrafos de otras escuelas de ballet confirmaron que no se requiere de contacto directo con el cuerpo de una bailarina para este fin, ya que “se utilizan otros mecanismos, como una vara”.

¡El ‘profe’ del terror fue condenado!
La diligencia se realizó en una sala del Complejo Judicial de Quitumbe.

Dentro del expediente constan los relatos de las exalumnas del procesado, quienes aseguraron que dentro de los ensayos el acusado les tocaba la vagina, los senos y las besaba en la boca.

Adicionalmente, cuando no tenían clases, las reunía para hablarles de sus experiencias sexuales, aseguró la denunciante.

Los padres de una de las víctimas también aportaron al proceso judicial al narrar el momento en que su hija dejó de bailar y cambió su comportamiento luego de la agresión sexual. La afirmación de los familiares de la chica fue certificada por un perito, quien realizó un análisis del entorno social de la afectada.

Fueron algunas las jóvenes que compartieron su experiencia en ese grupo digital y sus testimonios también fueron tomados en cuenta dentro de la investigación para confirmar el abuso sexual “sistemático” del que fueron víctimas”.

Ese delito está tipificado en el artículo 170, inciso primero, del Código Orgánico Integral Penal. En este caso, la Fiscalía solicitó que se tomara en cuenta un agravante: la relación de poder sobre la víctima. Al momento, la fiscal tiene a su cargo una segunda investigación penal en contra del acusado por el mismo delito en contra de otra joven. (AAM).

DATO: Supuestamente, el maestro ofrecía papeles protagónicos en las obras o profesionalizarlas a cambio de favores sexuales.

EXTRA omitió el nombre del sentenciado para proteger la identidad de las víctimas. La sentencia aún no se encuentra ejecutoriada.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN