ACTUALIZADO A LAS
21:07

Los profesores acondicionan espacios para las clases virtuales

I
22 may 2020 / 12:43 H.

Con alrededor de 64.000 alumnos, 91 planteles del régimen Costa comenzaron esta semana las clases virtuales, modalidad del nuevo año lectivo que iniciará de manera oficial el 1 de junio próximo.

Este proceso, obligado por la pandemia del COVID-19, representa un reto para la comunidad educativa. El más complicado, quizá, lograr la atención de los estudiantes en unas clases que, al estar fuera de su control en el espacio físico, requiere de un esfuerzo adicional en el que también cumplen un rol importante alumnos y padres de familia.

Laura Zambrano, profesora y madre de dos niños de 12 y 10 años que también estudian, asegura que “la corresponsabilidad de los padres será vital. Por ejemplo: si ya están en plena clase, no puede llamar al niño para que vaya a comprar algo a la tienda o le pase algo que necesita”.

Ante ello, por lo pronto, Xiomara Carrera, docente de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), recomienda proporcionar normas de conducta y establecer un lugar especial para las actividades académicas.

La profesional sugiere a los progenitores la revisión del plan docente, para conocer sobre la estructuración de las clases, que debe ir de la mano con la búsqueda de apoyo en plataformas educativas.

“Los representantes de los chicos deben reunir materiales sensoriales para que los niños interioricen los aprendizajes y logren ser significativos”, señaló Carrera.

La psicóloga educativa Carmen Moreira también sugiere a los profesores apoyarse de canales sensoriales como vídeos, lecturas, podcast, juegos, foros, entre muchas actividades que apuntan a sentidos diversos, con la finalidad de lograr la atención requerida.

Lee: Gobierno anuncia que no habrá feriados en los próximos meses

El aula ahora en ‘caleta’

Para la enseñanza online, la creatividad juega un papel importante. Así lo tiene claro Flor María Torres, docente de primero de básica del Colegio Politécnico (Copol), quien destinó un espacio de su habitación para su tarea escolar.

En el sitio instaló una pizarra acrílica y frente a ella una mesa de plástico donde asentó su laptop, a través de la cual impartirá sus clases.

En ese salón improvisado hay materiales didácticos y los objetos coloridos que utiliza para que sus estudiantes de cinco años sigan con atención desde sus casas el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Mientras con 16 años como profesora de preescolar de la unidad educativa Ecomundo, Alexandra Palau ve en las clases virtuales un nuevo reto. Son 12 chicos que deberán captar sus conocimientos a través de una computadora.

En la sala de su casa, objetos variados, muñecos y una plataforma digital amigable son parte de las herramientas de Alexandra.

Por tratarse de niños de 3 años, la educadora solicita el acompañamiento de las madres de familia en cada jornada.

En las clases virtuales, los pequeños visten el uniforme y llevan su mochila. El objetivo es que los chiquillos no tengan inconvenientes cuando les toque retornar al plantel.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:

LEE TAMBIÉN