ACTUALIZADO A LAS
20:50
vacio
-- / --

¡Por error mató a los dos hijos!

25 ene 2020 / 13:00 H.

La tragedia enluta a una familia en la localidad de Suba, norte Bogotá, porque una madre mató inocentemente a sus dos hijos por cuenta de la confusión de medicamentos provocada por quien se los expendió.

Resulta que la trabajadora de la cadena de farmacias llamada Cruz Verde confundió los medicamentos y entregó dos frascos de un fuerte analgésico (Tramadol), usado para el dolor severo, en lugar de un purgante (Albendazol).

Los hechos ocurrieron el pasado martes, en horas de la mañana, cuando la mamá cumplió las indicaciones del pediatra, quien le formuló Albendazol para purgar a los dos niños de 7 y 10 años.

Confiada en el medicamento que le entregaron en la farmacia, bajo fórmula médica, la mujer suministró las dosis. El supuesto purgante les dio sueño, por lo que ella no vio problema en que se acostaran a descansar mientras el medicamento les hacía efecto.

Sin embargo, el analgésico mostró señales horas después con sus terroríficos efectos cuando no se controla. La mujer se alertó porque los pequeños no reaccionaban. Desesperada salió gritando y pidiendo ayuda a sus vecinos.

“Ella gritaba que a los niños, algo les había pasado y fuimos, pero no reaccionaban. Unos dicen que parecía que habían convulsionado”, relató un residente.

En carros particulares los trasladaron hasta un centro asistencial, donde los médicos confirmaron el grave estado de salud en que llegaron los dos pequeños. Los médicos indagaron a la madre qué habría podido provocar esta reacción.

Ella relató que les había dado un purgante, pero tanto la fórmula médica como los medicamentos ya no estaban en su poder ni en su casa. Ya los había botado a la basura.

Los vecinos entraron al cuarto de basuras del conjunto residencial y comenzaron a revisar una a una las bolsas hasta que encontraron una que contenía la fórmula médica y unos envases de medicamentos. La sorpresa fue que, al contrastarlos, uno no concordaba con el otro.

La orden del pediatra decía “Albendazol Suspensión Oral por 100 mg”, sin embargo, lo que se le suministró a los menores fue “Tramadol Clorhidrato por 100 mg”.

Este fatal error causó que ninguno de los dos menores soportara el efecto del narcótico opiode que es usado en su mayoría en pacientes con cáncer terminal, cuyo dolor es inmanejable.

Mientras tanto, vecinos del sector realizan recolectas económicas para colaborar a los padres de los niños en los gastos fúnebres que se llevarán a cabo este viernes y el fin de semana. La dureza del hecho se hizo viral en las redes sociales. Se espera el pronunciamiento de las autoridades de Salud.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN