ACTUALIZADO A LAS
14:18
vacio
-- / --

¡Hallada muerta y enmaletada!

I
26 abr 2019 / 14:29 H.

La tranquilidad del pasado domingo, al mediodía, en el barrio Alfonso López, del pueblo de Campoalegre (Huila), sur de Colombia, la rompió una macabra noticia: hallaron en una casa de la zona una maleta con el cadáver de una bella joven a la que, al parecer, la asesinó, a físico puñal y golpes, su marido, quien habría viajado con ese fin desde lejanas tierras.

Las autoridades identificaron a la occisa como Kinmerly García Delgado, de 26 años, para ese momento una impulsadora comercial que había llegado a esa localidad dos meses antes proveniente de Ecuador, luego de separarse de su pareja por los malos tratos, dicen.

La noticia se regó como pólvora entre los comuneros de la pequeña ciudad de 34 mil habitantes. Este hecho los conmovió por lo macabro.

¿Qué pasó?

El sábado 20 de abril, varios vecinos vieron a Kinmerly en compañía del que conocían como su esposo, el ecuatoriano Irvin Fabián Chiguango Loaiza. Muchos de ellos sabían que se había casado con él en su país de origen.

La versión de unos de los vecinos indica que esa noche hubo música a alto volumen en la casa de ella y que, luego de un par de horas, alguien apagó el equipo y todo quedó en penumbras y en silencio. Nadie supo más del devenir de los esposos. Tan poco se supo, que solo hasta el domingo al mediodía empezó a develarse el macabro hecho.

Cuentan las informaciones que los familiares de la mujer se inquietaron porque no se comunicaba. “La familia de la joven comenzó a extrañarla, a echarla de menos y el domingo comenzaron a llamarla sin obtener respuestas. La mamá la llamó, sus hermanos y sus vecinos, pero no contestaba”, le dijo a los medios el oficial de la policía colombiana, coronel Juan Carlos Restrepo Moscoso.

¡Hallada muerta y enmaletada!
La joven había regresado de Ecuador hace un par de meses luego de separarse de su marido.

Un familiar se comunicó con un vecino a fin de autorizarlo para que ingresara a la vivienda y se percatara de lo que sucedía. Una vez adentro se llevó la tremenda sorpresa: Kinmerly estaba dentro de una maleta, lista, como para ser sacada del lugar.

El sindicado había huido. Y, de inmediato, se conoció un audio que la mujer le envió a una amiga en la que le manifestaba su deseo de dejar de vivir con el hombre, alguien celoso y difícil: “...Nosotros estuvimos hablando de varias cosas, fui sincera con él y creo que me entendió, ya comprendió lo que pasó, y pues sabe que ya no quiero nada con él, y, por eso, madrugó para irse”, afirmaba la mujer.

Lo que especulan allegados es que, tal vez, la determinación de ella habría desatado la ira de Chiguango, quien presuntamente la mató y la dejó en una maleta de viaje para llevársela a otro lado.

El comandante de Policía del departamento de Huila, manifestó que las piernas de la víctima estaban envueltas en bolsas y desmintió el rumor que se regó por todo el pueblo y que decía que ella había sido descuartizada.

“Creemos que el sujeto pretendía sacarla del lugar de los hechos porque las extremidades del cuerpo estaban en bolsas plásticas”, explicó la fuente.

Hoy es un misterio completo el paradero del presunto asesino. Lo que sí es cierto es que hay una indignación generalizada por lo ocurrido.

Protestaron por el crimen

Los habitantes de Campoalegre han realizado varias marchas para exigir justicia y la captura del presunto asesino.

El pasado martes realizaron una ‘velatón’ y el miércoles una manifestación por las calles de este municipio. Se trata del segundo caso de femicidio en esa región del país cafetero en 2019, reportaron las autoridades.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN