ACTUALIZADO A LAS
13:18

El trabajo no remunerado, vital para el funcionamiento de hogar

I
30 jul 2018 / 00:01 H.

Quizás algunas personas puedan decir que es el trabajo que nadie quiere hacer, o que si lo haces no tendrás una retribución económica (pese a que la merece), pero al final del día alguien tiene que hacerlo.

La mayoría de las actividades que abarca este tipo de trabajo son de ayuda, orden y paciencia; de por sí estas características denotan que no cualquier persona no puede realizarlas si no cumple estas virtudes. De esto se trata del trabajo no remunerado...

Se conoce como trabajo no remunerado al tiempo destinado a las actividades domésticas, de cuidado y de apoyo a la comunidad sin recibir un pago o remuneración realizado por el hogar.

Este tipo de trabajo puede realizarse en el propio hogar, para otros hogares, para la comunidad y trabajo voluntario.

Las actividades que forman parte de este tipo de labores cuidado de ropa, limpieza de la vivienda, preparación de alimentos, cuidado de los miembros del hogar y de mascotas y mingas o trabajo comunitario.

Aunque puede parecer algo no visible, esta clase de empleo tiene al menos un 14,41% de participación en la economía, superando inclusive a otros actores importantes como el comercio, construcción y otras actividades profesionales.

La ONG International Federation for Family Development (IFFD), en una publicación que aborda el tema de las implicaciones del desarrollo del trabajo no remunerado, señala que “es indispensable para mantener y avanzar las capacidades y el desarrollo humano” y agrega: “sin embargo, es desigual entre hombres y mujeres ya que son predominantemente las mujeres quienes realizan gran parte del mismo”.

Las mujeres, las más trabajadoras

El trabajo no remunerado, vital para el funcionamiento de hogar

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), en su informe ‘Cuentas Satélite del Trabajo no Remunerado de los Hogares 2011 - 2013’ el tiempo anual del trabajo no remunerado es liderado por a mujeres. Ellas laboran un total de 9.709.535 horas lo que representa un 78,34 % en distintas actividades.

Las de mayor ocupación son las actividades culinarias (4.278.958 horas), seguido por el cuidado de ropa y confección (1.370.247 horas) y el cuidado de niños y niñas (1.304.075 horas).

Mientras los hombres destinan apenas 2.685.276 horas (21,66%) para este tipo de trabajo. Entre las actividades que mayor tiempo demandan están las compras, servicios y gerencia u organización (665.646 horas), mantenimiento del hogar (653.660 horas) y las actividades culinarias (570.555 horas).

Además fueron las mujeres, según datos del 2013, quienes más aportaron al PIB por Trabajo no Remunerado con un porcentaje total del 11,08 %, frente al 3,33% de los hombres.

Donde más se desarrolla

El trabajo no remunerado, vital para el funcionamiento de hogar

Los hogares privados contribuyen con más del 60% a los trabajos no remunerados. Dentro del mismo las actividades culinarias, como cocinar, lavar vajilla y servir la comida, son la más representativas con el 54,81%.

A esta le siguen el mantenimiento del hogar, como limpiar la casa y tender las camas (22,85 %); el cuidado de la ropa, como lavar, planchar y doblar (16,15 %) y otras (6,19 %).

En la mayoría de casos la participación de las mujeres en estas actividades fue mayor al 59%. En cambio el tope máximo de participación de hombre fue 40,46 %, pero en actividades como estar pendiente de entregas a domicilio del gas, agua u otros servicios básicos; y realizar pagos o trámites necesarios para el hogar.

Respecto a los servicios sociales y de salud, que representan un 16,40% de las labores no remuneradas, el cuidado de niños y niñas (jugar, bañar y dar de comer) es la principal actividad representando el 78,81%.

A esta le siguen el cuidado de salud (por enfermedad, acompañamiento a citas, practicar algún tipo de terapia) con 9,43 %; cuidado de personas con discapacidad (comer, aseo, limpieza) con 7,78 %; y las actividades de solidaridad un 3,98 %.

Una vez más, las mujeres son las de mayor producción, 67 %, en esta categoría, superando a los hombres que cuentan con un tope máximo de 32,05 % (cuidado salud).

Así que la próxima vez que creas que tu mamá se queda casa ‘descansando’ ten en cuenta de la gran labor que hace para mantener todo en orden y funcionando.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN