ACTUALIZADO A LAS
22:53

Turismo funerario en Guayaquil: ¿Te atreves?

I
07 jul 2017 / 11:52 H.

Un Guayaquil de mármol y paz se encierra en el Cementerio Patrimonial del Puerto Principal.

En ese espacio, que empezó en 1843 de la mano de la Junta de Beneficencia, los mausoleos, monumentos y bóvedas cuentan historias.

Por las fiestas de Guayaquil, el camposanto abre sus puertas a recorridos especiales durante los fines de semana, este julio.

Esta actividad, conocida como turismo funerario, comprende dos rutas turísticas: La ruta de la eternidad y la ruta del amor eterno.

La primera, dice la guía especializada y gestora cultural Lender Torres, enseña a los visitantes la historia del panteón, así como sus personajes icónicos. Expresidentes, poetas e ilustres personajes guayaquileños como José Joaquín Gallegos Lara, reposan en este cementerio.

La segunda ruta evoca el amor en todas sus formas. Un amor muchas veces plasmado en una escultura o poema que simboliza ese recuerdo y sentimiento permanente que traspasa la muerte.

Tanto, que muchas parejas, madres e hijos suspiran o lloran durante el recorrido, asegura Torres.

La primera tumba

Una parada imperdible es la tumba de la niña Juana Correa y Pareja. Vivió apenas un año y su nicho es la primera bóveda registrada del cementerio, en 1831.

En la pequeña lápida, su madre honra su memoria agradeciendo al Sr. Juan Francisco Icaza por cederle la tumba y plasmando una súplica a los vivos de que no retiren a la niña del lugar.

Torres explicó que en ese tiempo, no se sabía que el panteón se convertiría en el cementerio que es ahora y que generalmente las tumbas se exhumaban.

Turismo funerario en Guayaquil: ¿Te atreves?

Historia e investigación

Para los estudiantes, sin duda el cementerio se convierte en un libro abierto. Tumbas como la de Vicente Rocafuerte, Víctor Emilio Estrada, Eloy Alfaro, reflejan una parte histórica de la ciudad, así como de otros personajes cuyas obras son legados actuales.

En cuanto a investigación, la fiebre amarilla fue una epidemia cuyo registro aún se mantiene en un sector del cementerio.

Son bóvedas comunes, sencillas, que apenas diferencian a sus dueños por los nombres y días de fallecimiento. “Sabemos que son de la fiebre amarilla por los días consecutivos en que murieron. Debido a que eran seguidos y bastantes, se optó por fosas comunes”, explicó Torres.

Arte italiano

El arte es el otro eterno residente del cementerio general. En aquella época, artistas italianos y ecuatorianos, convirtieron gigantescas rocas de mármol en imponentes esculturas con detalles que parecen cobrar vida.

Turismo funerario en Guayaquil: ¿Te atreves?

Enrico Pacciani fue un italiano que se mudó al Puerto Principal para elaborar “El beso del ángel”, una escultura pedida por Abel Castillo, en ese entonces dueño de un periódico nacional.

Castillo pidió a Pacciani representar ese paso de la vida a la muerte a través del beso de un ángel. Su única y amada hija murió a temprana edad y Castillo, devastado, le rindió eterno homenaje con esa bella escultura cuyos detalles son tan precisos que hacen cobrar vida a los dos personajes antes de partir al más allá .

Horarios

Los interesados en visitar el cementerio, puede inscribirse para los recorridos guiados que serán el 8, 15, 22 y 29 de julio.

Hora: 11H00.

Lugar: Puerta N°3.

Duración: 1:30 a 2:00 aproximadamente.

Inscripciones al: jbowen@jbgye.org.ec o llamando al 1800 - CEMENTERIO (236368).

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN