ACTUALIZADO A LAS
12:27

Violación con puñetes

I
14 sep 2018 / 11:08 H.

Con un puñetazo selló sus labios para que no gritara y sin prisa se introdujo en la cama. Era la madruga del domingo y los ruidos de una reunión que se llevaba a cabo en un inmueble situado en La Mariscal, norte de Quito, impidieron que los asistentes escucharan la terrible escena que sucedía en la segunda planta.

Minutos antes, un muchacho, de 20 años, subió a su recámara para dormir. Luego, un tipo que también estaba en el encuentro se coló a la habitación y cerró la puerta.

De un golpe tumbó a la víctima y lo amenazó para que no gritara. En el momento mismo, en el que estaría sometiendo al agredido, una joven se introdujo al cuarto de donde provenían sonidos perturbadores.

Según el informe de la Policía, la escena que presenció la chica era devastadora. El sospechoso estaba “desnudo (supuestamente) abusando sexualmente del chico”.

En ese instante, el sujeto identificado como Ray Cataña se puso agresivo, por lo que la joven debió pedir ayuda a los familiares del chico.

Entre algunas personas lograron retener al sujeto y llamaron a la Policía. Producto del forcejeo, el implicado tenía un corte en la oreja, además estaba salpicado con la sangre de su víctima.

Las primeras pericias revelaron que Cataña estaba bajo los efectos del alcohol y fue trasladado a la Unidad de Flagrancia para una audiencia.

La madre del agredido fue quien puso la denuncia y acompañó a su hijo a los exámenes médico-legales para asentar la querella.

(AAM)

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN