ACTUALIZADO A LAS
08:03

Era adicta al sexo, pero venció su dependencia por su hijo

I
15 mar 2019 / 00:00 H.

Laurie Woodruff, de 30 años, solía tener relaciones con varios hombres por noche. La británica era adicta al sexo e incluso llegó a tener relaciones sexuales hasta con 6 hombres en un mismo día. Sin embargo, cuando llegó la maternidad a su vida, decidió vencer lo que consideraba un problema.

“Perdí la cuenta del número de hombres con quienes dormí pero debe ser entre los 100 y los 200. No podía parar, sólo cuando percibí que eso podía afectar a mi hijo es que pedí ayuda”, contó para el diario británico The Sun.

Reveló, además, que perdió su virginidad a los 12 años y hoy sabe que “era demasiado joven”, asumiendo que se trató de una “mala decisión” en su vida.

“Era menor y sabía que estaba mal, pero simplemente sabía que era altamente sexual. Me gustaban los varones y las mujeres, y no podía esperar para comenzar a tener citas”, dijo.

A medida que fue creciendo, su libido y adicción por el sexo aumentó. Asistía desmesuradamente a discotecas y encuentros sexuales. “Mi ex incluso me llevó a una gran fiesta en Liverpool donde me vio tener sexo con seis hombres al mismo tiempo”, expresó.

Para ella, un simple saludo en redes sociales podría ser sinónimo de querer tener intimidad.

La oriunda de Sheffield cuenta que muchos hombres le enviaban mensajes por Instagram con algún elogio sobre sus candentes fotos e invitaciones para conocerse, las cuales ella aceptaba.

Laurie dijo que en una ocasión sufrió de abuso sexual y fue ahí que optó por unirse a un programa de doce pasos para adictos al sexo; sin embargó, el factor clave para darle a su vida un giro radical, fue el nacimiento de su bebé, Henry.

“Nunca tenía suficiente, pero me di cuenta que esto podía afectarlo y busqué ayuda”.

Dentro del grupo, tuvo la idea de escribir su libro: ’Diario de una adicta al sexo’, basado en su historia.

Finalmente, Laurie se ha mantenido en el celibato por 4 meses y ahora se concentra en criar a su hijo, aseguró a The Sun.

“Antes no podía decirle ‘no’ al sexo. Pero ya no estoy en ese lugar de desesperación. Ahora medito y ya no estoy siempre en mi teléfono buscando un encuentro. Me enfoco en Henry”, afirmó.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN