ACTUALIZADO A LAS
18:59

‘Bendito’ alcohol, pero si dejas de ‘chupar’ al menos un día

I
12 sep 2018 / 00:00 H.
    Image

Con frecuencia, bebemos para sentirnos mejor o bloquear sentimientos de tristeza, depresión, nerviosismo o preocupación; pero el alcohol en realidad puede empeorar estos problemas.

Incluso si te consideras un bebedor responsable, de los que van a fiestas o reuniones y se toman unas cuantas cervezitas o copitas de vino, también tomar demás, tan sólo un día, puede ser dañino.

La tasa de mortalidad por consumo de alcohol representó en 2016, un total de 2,8 millones de muertes en todo el mundo, según un estudio sobre el consumo mundial de alcohol y su relación con 23 enfermedades, publicado en la revista especializada The Lancet.

Esto significó el 2,2 % de todas los decesos en mujeres y el 6,8 % en hombres, lo que lo convierte en el séptimo factor de riesgo de muerte y enfermedades.

Asimismo el consumo por varios días seguidos de alcohol aumenta las probabilidades de sufrir complicaciones en tu salud como:

- Sangrado de estómago o esófago (el conducto a través del cual viaja la comida de la garganta al estómago).

- Inflamación y daños en el páncreas. El páncreas produce sustancias que el cuerpo necesita para funcionar bien.

- Daño al hígado. Cuando es grave, a menudo lleva a la muerte.

- Cáncer de esófago, hígado, colon, cabeza y cuello, mamas y otras áreas.

Entre otras complicaciones...

Un trago se define como una cerveza de 12 onzas (355 mililitros, ml); 5 onzas (148 ml) de vino, o 1 1/2 onza (44 ml) de licor. Pero si dejas de pegarte este trago, al menos un día, tendrás algunos resultados positivos.

Entre los beneficios médicos señalados por los días sin alcohol están la mejora en el sueño, que ayuda a perder peso y reduce el riesgo de hipertensión y de cáncer.

Julia Verne, portavoz de Public Health England, autoridad de la salud pública de Inglaterra, citada por la BBC, explica que “pasar un día sin beber alcohol te da la oportunidad de limpiar el sistema y le da un descanso a tu hígado. También tiene un efecto inmediato sobre el sueño y sobre el consumo de calorías”.

Verne también agrega que “al final es más probable que bebas menos si pasas días enteros sin tomar”.

El efecto ‘trago relax’

En la actualidad el alcohol se lo usa como método para escapar de la rutina laboral o existencial; es la llave para ‘aliviar’ el estrés que nos genera el trabajo, los problemas familiares, y otras cuestiones que nos llegan a afectar.

Y pese a que muchas personas pueden ver como una ‘recompensa’ pegarse unas ‘heladitas’ luego de la jornada laboral, existe el riesgo que se convierta en un hábito perjudicial, sobre todo si nos dejamos llevar y no lo controlamos.

“Tanto si son unas cervezas después del trabajo, como si son unas en el sofá mientras ves fútbol o una copa de vino con la cena... es demasiado fácil dejarse llevar por el consumo de alcohol”, señala Duncan Selbie, director de Public Health England.

Al final puede que tus patrones de consumo de alcohol varíen según con quién estés y lo que esté haciendo, pero lo primero que debes preguntarte ¿Qué tipo de bebedor eres? Lo ideal es que aprendas formas de reducir el consumo de bebidas alcohólicas en beneficio de tu salud.

En el caso que no puedas controlar tu consumo de alcohol o la bebida se está volviendo dañino para ti y los que te rodean, lo mejor es que busques ayuda especializada.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN