ACTUALIZADO A LAS
16:01

Encontrar la pareja ideal... mejor déjaselo a tus anticuerpos

I
10 ago 2018 / 00:01 H.

Al momento de pensar en tu alma gemela, seguro se te vienen a la mente un sinnúmero de características físicas como: buena personalidad, que se adapte a ti, que sea alto, de cabello rizado... en fin, la lista de requerimientos es infinita, pero lo cierto es que nada de esto influye más a la hora de encontrar pareja que tu mismo sistema inmunológico.

Así es, varios estudios señalan a este sistema, también conocido como complejo mayor de histocompatibilidad (MHC), como el responsable de ‘encontrar el verdadero amor’ o por lo menos de emparejarte con quien hagas ‘clic’ en la cama.

Un estudio publicado por Nature en 2016 respalda la idea que el ser humano busca parejas con el antígeno leucocitario humano (HLA) muy distinto al suyo. Eso de amor a primera vista no es más que la atracción por los anticuerpos de la otra persona.

¿Por qué? El estudio explica que el MHC permite diferenciar entre las células normales del organismo y células peligrosas como virus o bacterias. Según los hallazgos las parejas con un HLA distinto “incrementan la posibilidad de que su descendencia tenga resistencia a enfermedades”.

Esta respuesta seguro te resulta todo menos romántica, y es que en realidad vine más por el instinto de supervivencia.

El efecto colateral de esta ‘ayuda’ resulta en algo placentero. El monitoreo de la conducta sexual de las 254 parejas que participaron en el estudio mostró que, mientras mayor era la diferencia entre sus anticuerpos, el deseo y la satisfacción sexual también aumentaban.

El amor sí está en el aire

Al parecer existe una respuesta para todo y la frase “el amor está en el aire” empieza a tomar sentido. Nature señala que ciertos componentes del antígeno leucocitario humano se encuentran presentes en el sudor y la saliva.

En otro reporte, publicado en la revista The Journal of Neuroscience, también se indica que la androstadienona —compuesto presente en el sudor masculino—, al ser percibido por las mujeres provoca un aumento en el nivel de —hormona que ayuda en los momentos de estrés y aumenta el libido—.

Esta teoría en realidad no es nueva. El zoólogo suizo Claus Wedekind, dio en el clavo de la atracción humana con su experimento en 1994. Su famoso experimento consistió en pedir a un grupo de hombres que usen una camiseta de algodón durante dos noches, sin perfume, alcohol o cualquier cosa que pudiera alterar su olor.

Luego de este tiempo las prendas fueron puestas en cajas de cartón con agujeros. Lo interesante está por llegar, ya que se pidió a un grupo de mujeres que clasifiquen las prendas según tres criterios: intensidad, afabilidad y sensualidad.

Los resultados mostraron que las mujeres preferían las camisetas de los hombres con genes de compatibilidad o MHC distintos a los de ellas.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN