ACTUALIZADO A LAS
17:03

Mentiras, las apps de citas no se salvan

I
04 feb 2019 / 00:00 H.

Según un estudio realizado en el Laboratorio de Redes Sociales de la Universidad de Stanford (Estados Unidos), en el que participaron los investigadores Jeffrey Hancock y David Markowitz, las mentiras en las aplicaciones de citas son frecuentes. Bueno, eso era obvio de asumir. Lo que no se sabía es que las más frecuentes un 48 % tiene que ver con la “autopresentación”, es decir aquellas relacionadas a la imagen que se quiere transmitir.

Para su estudio, Markowitz y Hancock reclutaron a 200 personas a través de Amazon Mechanical Turk, un sitio de recopilación de datos en línea. En él, ingresaron cerca de 3.000 mensajes que enviaron a las personas con las que estaban hablando -y que hasta el momento no habían visto físicamente- a través de las apps de citas, principalmente Tinder.

Exagerar gustos o cualidades físicas para parecer más atractivos son algunas de las mañas que el estudio ha clasificado en tres tipos.

La primera de ellas apunta a acuerdos o desacuerdos breves (por ejemplo, “sí”, “suena bien”, “no”), que fueron marcados como engañosos, dice el informe. La segunda es en relación a la autopresentación. De hecho, un 40 % de las mentiras identificadas eran para parecer más atractivos. “Si los participantes quisieran presentarse como más atractivos, por ejemplo, mentirían sobre la frecuencia con la que van al gimnasio”, citó David Markowitz, uno de los autores de la investigación realizada por Stanford.

Y el tercer tipo de mentira identificada es la que Hancock definió en un estudio de 2009 como “mentiras de mayordomo”, que consisten en usar el engaño como una forma amable de ocultar interacciones no deseadas. Un ejemplo típico de esta mentira de mayordomo es cuando dices “discúlpame, pero mi teléfono dejó de funcionar”, pero en realidad no tenías ganas de chatear o no querías salir ese día con un desconocido.

Esta es una muestra de cómo las interacciones en redes sociales y aplicaciones de citas están moldeando en gran medida el futuro de las relaciones humanas. “La gente a menudo dice mentiras de mayordomo, por ejemplo, para no parecer desesperado y tomarse más tiempo”, explica Markowitz.

Los expertos coinciden en que todavía falta mucho por saber cómo el engaño es usado en los dispositivos móviles para conocer otras personas a través de ellos.

Puede pasar

Bots

Un programa informático imita el comportamiento humano y una vez que logran engañar a su víctima, la invitan a acceder a un enlace fraudulento que lo invita a pagar por algún servicio o a dar sus datos bancarios.

Catfish

Los “catfishers” son personas que mienten para crear un vínculo emocional y luego exigir dinero en base a una realidad inventada.

Sextorsión

El chantaje sexual casi siempre llega llevando la conversación a un entorno distinto como WhatsApp o Skype.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN