ACTUALIZADO A LAS
01:02

Su hija nació con una anomalía y decidieron donar sus órganos

I
08 feb 2019 / 12:03 H.

Los médicos le dijeron que su bebé viviría probablemente solo 30 minutos después de nacer, pues le detectaron durante el embarazo de Krysta Davis que su bebé tenía una anomalía.

A Rylei Arcadia Diane Lovett, como se llamó la recién nacida, los doctores le diagnosticaron anencefalia, un defecto en que el bebé nace sin partes del cerebro. Según el portal The Sun, los médicos le propusieron a Krysta y a su pareja, Derek, que podían inducir el embarazo o que continuara con el embarazo pero consciente de que su hija viviría poco tiempo.

La joven de 23 años se rehusó a la primera opción y prefirió tener a su hija. Sin embargo, la estadounidense tuvo que tomar otra gran decisión: donar los órganos de su hija para que otras niños puedan ser salvados.

“Ha ayudado mucho poder ayudar a otras mujeres en nuestra situación y escuchar sus historias. Es bueno saber que la vida de Rylei le dará a otros dos bebés una segunda oportunidad en la vida”, comentó la joven a la revista People.

Rylei nació en Navidad y pudo vivir una semana. Después de que la bebé falleció, sus válvulas cardíacas y pulmones fueron donados a dos niños. Aunque para Krysta, donar los órganos de su hija fue difícil, agregó en la entrevista que esta acción “hace una gran diferencia en la vida de otras personas que no tendrían una segunda oportunidad”.

Esta no es la primera vez que la joven pareja sufre la pérdida de un bebé. En el 2017, Krysta sufrió un aborto involuntario a causa del síndrome de ovario poliquístico.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN