ACTUALIZADO A LAS
20:05

Amiga, date cuenta: ¿Cómo saber si estás en una relación tóxica?

I
03 ene 2020 / 00:00 H.
    Image

Stephany y Gerardo llevaban cinco años juntos, cuidaban su relación con extremo recelo. Ante los ojos de sus amigos y su familia, Stephany tenía la dicha de tener un vínculo tranquilo y sin problemas. Sin embargo, cuando las puertas se cerraban, la realidad era otra.

La pasión, el respeto y amor iniciales se habían extinguido con el tiempo. Sin que se dieran cuenta, los amantes estaban envueltos en una relación que, en términos coloquiales, sería denominada como “tóxica”. En otra palabra: dañina.

El primer paso que la guayaquileña dio fue aceptar que no era feliz en su relación. Eso, en la práctica, es más difícil de lo que se cree.

Aunque no era maltratada física o psicológicamente, los días pacíficos con Gerardo eran apenas un lejanísimo y buen recuerdo. “Acudimos a terapia, pero sus celos dañaban todo”, aseguró la mujer de 39 años. Poco a poco las inseguridades que tenía Gerardo aniquilaron lo que habían construido, ya no tenían un vínculo sano y, aunque quisieran trabajar en ello, parecía no tener una solución.

“Las personas deben meditar si su relación es funcional en tres áreas: intelectual, sentimental y de placer”, explica la sexóloga y psicóloga María de los Ángeles Núñez. Si una de estas tres no está bien, significa que la relación está yendo en declive y es el indicador de que llegó el momento de plantearte si deseas continuar o terminar.

Para tomar consciencia de que se está en una relación tóxica, de acuerdo a la especialista consultada por EXTRA, lo primero que la persona debe hacer es pensar en lo que se espera recibir de la otra parte; es decir, cuánto cariño quiero tener y si le estoy ofreciendo lo mejor de mí a mi pareja. Es primordial identificar si se está tratando de imponer tus decisiones sin darle un espacio a que el otro pueda opinar.

La primera señal de alarma son las frecuentes discusiones entre la pareja. Otra muestra de que la relación ya no funciona es cuando uno de los dos ya no se siente cómodo con el otro y comienza a desconfiar, logrando que viva en un descontento permanente. “Las peleas son el síntoma externo equivalente a la fiebre. La fiebre no es la enfermedad, es lo que indica que algo pasa en el cuerpo; las peleas son la señal”, opina Núñez.

Además de las señales, se debe comprender que la responsabilidad es de los dos. Si la persona sabe que está en una relación en la que no es feliz y en la que permanentemente se encuentra en discusiones, es también su culpa si quiere continuarla.

“Decir ‘tóxico’ siempre ubica al otro como responsable y nos libra de la responsabilidad que tenemos con respecto a esa relación, que en primera instancia sería, quedarse allí”, dice el psicoanalista y sexólogo Carlos Silva Koopel.

Lo mejor en estos casos es hablar con la otra parte y exponer lo que siente para que lleguen a un consenso. Existen relaciones en las que el daño aún tiene una cura; sin embargo, si se intentó todo, incluso ir a terapia juntos, la mejor opción podría ser alejarse definitivamente del otro para que, de forma separada, sean felices sin lastimarse.

Los celos y las relaciones

De acuerdo a la sexóloga, cómo vivimos y presenciamos sobre parejas durante nuestra infancia temprana (4-5 años) es una parte crucial de nuestra decisiones al momento de escoger una pareja en el futuro. Si sabes que tienes problemas internos, las relaciones que establezcas serán tormentosas. “Me libro hoy de una persona agresiva, es muy probable que la pareja siguiente sea parecida si no hago cambios personales”, añade Núñez.

▶Lee: TOC amoroso: cuando el amor se convierte en una obsesión

Esta inseguridad es la señal de una clara dependencia emocional con el otro. Bajo ninguna circunstancia es normal o es un signo de temor a perder al otro.

No se debe confundir una relación que posee problemas de comunicación y emocionales, que una pareja en la que se sufre cualquier tipo de agresión más violenta, incluso física. “Si yo digo que la relación de Juan con Ana es tóxica y lo que realmente allí hay es violencia verbal y psicológica, estoy desdichando los componentes legales y de extrema gravedad que ahí se están dando, ni qué decir cuando existe maltrato físico”, aclara Silva Koopel.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN