ACTUALIZADO A LAS
20:16
vacio
-- / --

Dilema entre millennials y Generación X: ¿Comprar cosas o gastar en experiencias?

I
24 ene 2020 / 00:02 H.

Los millennials (personas que nacieron entre 1981 y 1999) son considerados las personas que más gastan, pero no en comprar cosas materiales; más bien gastan su dinero para conseguir experiencias.

¿Cómo es esto? “En esta generación no gastamos dinero ni en automóviles, ni en televisores ni en relojes”, apunta la investigación realizada por Harris Group, titulada Millenials, alimentado la experiencia económica, donde afirma que la Generación Y prefiere rentar autos y viajar alrededor del mundo. Además, los mayoría de ellos ‘muere’ por festivales de música o excursiones largas; todo esto ‘en gajo’.

Esta investigación revela que el 72% de esta población no solo valora mucho las experiencias, sino que cada vez gastan más tiempo y ‘billete’ en ellos: desde conciertos y eventos sociales hasta actividades deportivas, pasando por experiencias culturales y eventos de todo tipo.

Lee también: Millennials: las seducciones financieras que no les permiten ahorrar

“Para este grupo, la felicidad no está tan centrada en las posesiones o estado profesional. Para ellos la vida se trata de crear, compartir y tener recuerdos ganados a través de experiencias que abarcan el espectro de oportunidades de vida”, resalta el estudio.

Dilema entre millennials y Generación X: ¿Comprar cosas o gastar en experiencias?

Esto también lo corrobora la ingeniera María José Huerta, emprendedora y dueña de un negocio en Internet, quien expresa que los millennials ayudan al crecimiento de la economía. “Nuestro alto enfoque en experimentar la vida, apoya al dinamizmo de una economía que cada vez esta impulsada por el consumo de experiencias”, dice la ingeniera a EXTRA.

Es que las cosas han cambiado. Las empresas ya no solo buscan vender productos o servicios, ahora se dedican a brindar una experiencia. “La combinación de vender productos y experiencias es la fiel prueba de un nuevo ciclo. No como antes era algo plano: solo comprar y vender”, compara Huerta.

En este punto, el economista y catedrático Arturo Hidalgo Santos hace resistencia al cambio de fondo y forma que han desarrollado los millennials frente a los mercados antiguos. “Las cosas en su lugar. Si no fuera por nosotros, esta generación no hubiese disfrutado de las cosas ya establecidas”, considera el economista, ya que, según él entendido, los ‘viejos’ hicieron mucho ‘guiso’ en el siglo pasado, ¿de qué forma?, reuniendo ‘billete’ para su futuro.

Lee también: Las enfermedades que ‘pegan duro’ a los millennials

Es que el experto en finanzas dice que si no fuera por ellos, los “niñitos de papi”, por ejemplo, no tuvieran un techo donde vivir. “Nosotros les damos la educación, vivienda y vestimenta, todo con el respaldo de nuestro trabajo y del dinero que hicimos. Hay algunos que no generan ningún ingreso ni para su propia salud financiera”, expresa.

➡COMPARANDO A LOS MILLENNIALS CON LA GENERACIÓN X

▶Aburrimiento de lo cotidiano

“Un enemigo de la felicidad es la costumbre. Compramos cosas para hacernos felices. Pero sólo durante un tiempo”, dice Huerta, ya que tener cosas nuevas, indica, emociona al principio, pero luego nos acostumbramos a ellas.

En otras palabras, la emoción causada por ese carro, smartphone o televisor se desvanece en el momento en que se convierten en parte de la vida cotidiana. “Las experiencias como viajar, asistir a una exposición de arte o comer en un nuevo restaurante, toman parte de nuestra identidad, lo que nos trae mayor satisfacción”, explica.

Las experiencias, afirma Huerta, son una parte más grande de nosotros mismos en comparación con los bienes. “Pueden gustarte tus cosas materiales, incluso puedes llegar a pensar que parte de tu identidad está conectada a esas cosas, pero al final de cuentas, están separadas de ti”, añade la emprendedora.

En contraste a esto, Hidalgo menciona que antes, el comprar una casa, era visto con una meta muy alta y la satisfacción era saber que los hijos disfrutaban de ese bien. “Nosotros sí atesoramos lo material porque sin ello nuestros hijos no fueran lo que son”, sostiene.

Lee también: Los millennials están destinados a vivir menos

▶Experiencias definen tus metas

Acorde al economista Hidalgo, este concepto es al revés. Las experiencias deben ser el producto de las metas. “Mi meta era llegar a ser un gran economista y asegurar financieramente a mi familia. Ahí es donde hay un gran regocijo de haber hecho lo correcto”, comenta.

Pero los millennials no piensan sí. Para ellos las metas deben ser el producto de las experiencias. “¿Qué es mejor, escuchar a Bon Jovi en CD o verlo en concierto? Lo mejor es en concierto. Es que vivir ese momento realza y te da una idea de lo que quieres ser”, discute Huerta, ya que, para ella, las actividades diarias deberían ser guiadas e influenciadas por tu propósito en la vida y tus pasiones, no por tus posesiones materiales.

▶¿Lo material contribuye a lo social?

“Consumimos experiencias directamente con otras personas. Y cuando esas personas ya no están, forman parte de las historias que contamos”, dice Huerta.

Además, ella plantea una pregunta a EXTRA: ¿Te relacionas más con otras personas cuando hablas de objetos o de experiencias? La ingeniera pone de ejemplo los viajes que ha hecho por mantener su negocio. “Cuando conoces a una persona que ha ido al mismo lugar que tú, tienes un cierto vínculo y conexión. Pueden hablar de la tradición del lugar, de las veces que han ido y de lo mucho que el viaje ha marcado tu vida”, dice, ya que cree que es una conversación más profunda e interesante que hablar de autos, bisutería o ropa.

Lee también: Consejos de planificación financiera para millennials

En cambio, el profesor universitario lo pone de esta manera: “Para los de mi generación sí es un orgullo hablar de lo material, incluso también lleva a lo social. El hablar cómo ‘rayos’ pude comprar mi carro contribuye a la esfera social porque lo que le diga a una persona le puede servir para ir por el mismo camino o dirigirse a otro”, cuenta.

▶Las experiencias te introducen hacia un mundo nuevo

A diferencia de las cosas, según la emprendedora, las experiencias te muestran “nuevas perspectivas, lecciones de vida y la importancia de la gratitud”.

“Por ejemplo, si vives en Nueva York y viajas a Virginia Occidental, puedes darte cuenta de los pros y los contras de vivir en la Gran Manzana. A pesar de la cultura que hay en ella, el transporte público y mucho que hacer, ese viaje te hizo apreciar la naturaleza, la tranquilidad y la belleza de las noches tranquilas y estrelladas del lugar en el que vives”, narra.

La joven de 23 años dice que de esta manera se puede llegar a comprender las diferencias culturales. “Incluso si no estás de acuerdo con sus puntos de vista, aprendiste a ser más reflexivo, compasivo, humilde o agradecido”, expresa.

Aunque el economista manifiesta que de las experiencias no se vive, dice que sí ayudan a comprender al mundo. “Yo aprendí todo de mis padres. No necesité ‘meter la pata’ para aprender de los errores. Pienso que las experiencias son el resultado de nuestros proyectos”, argumenta.

Lee también: La vejez de los millennials no sería tan saludable

Para el financiero, vivir de experiencias no da de comer. Por eso aconseja en trabajar y estudiar para después de aquello tener la experiencia. “Los chicos piensan que la experiencia que les deja un viaje, tomarse un café en La Vista de San Eduardo es lo mejor. Ellos no saben que significa criar hijos, tener un trabajo o la experiencia de solventar los gastos de una casa”, reprime.

¿Cómo son los gastos de los millennials?

Como es de conocimiento, los millennials son personas que les gusta estar en forma, comer fuera y son afines a profesiones como tecnología, ingenierías, ciencias de la salud, marketing y ventas.

Según la emprendedora María José Huerta, la mayoría dedica un 35% de sus ingresos a las experiencias.

“Para viajar, entretenerme o disfrutar fuera separo un 20 % de mis ingresos. El cenar fuera de casa es un rubro que representa el 15%, porque hay que estar en forma”, detalla.

Sin embargo, los millennials no se preocupan en comprar un carro. “A nosotros nos va bien ir en Metrovía o en bus y cuando hay para el taxi, pues se lo coge y ya”, afirma.

De acuerdo al estudio de Vida Generacionales, de la empresa Nielsen, este comportamiento de consumo se debe a la forma en que decidió vivir esta generación. “No necesitan comprar un auto, simplemente comparten por medio de aplicaciones como Cabify o usan cualquiera otra para solicitar transporte como Uber”, apunta la investigación.

Además, no se preocupan en comprar una casa. Ellos alquilan. Asimismo, para viajar no es indispensable un lujoso hotel, se alojan en hogares ajenos por medio de plataformas como Airbnb.

“Los millennials no se hacen problema. Cargan una mochila y si es de dormir en un aeropuerto lo hacen”, refiere el estudio.

Lee también: Millennials: los hijos no están en sus planes

➡OTROS DATOS

Dilema entre millennials y Generación X: ¿Comprar cosas o gastar en experiencias?

- No tienen apegos materiales. Lo que no se necesita se vende y cuando se necesita, compran de segunda mano.

- No son acumuladores de CD, libros ni de películas, usan las plataformas digitales disponibles para este propósito.

- Compran lo que van a consumir, les gusta comer fuera, es “dinero bien invertido”.

- Se aventuran a emprender. Ponen por encima la satisfacción personal al poder adquisitivo.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN