ACTUALIZADO A LAS
23:16
vacio
-- / --

¿Qué tan complicado es colocar una app para espiar a tu pareja?

I
07 ago 2019 / 00:01 H.

Henry (nombre protegido) instaló una aplicación espía en el teléfono de su mujer porque tenía la sospecha de que era ‘cachudo’.

Y lo comprobó de la manera más dolorosa. “Esa noche ella salió a celebrar su cumpleaños número 29 con unas amigas. Yo me quedé con nuestra bebé en casa. Y mientras ella se iba de copas, le escribía a él, y le reclamaba su presencia en el local de bebidas. Ahí me enteré que era cachudo”.

Aunque Henry defienda que su accionar con la aplicación espía estaba fundamentada en sus celos, que sentía que la relación estaba fracasando, y que necesitaba las pruebas para desenmascarar la infidelidad, el hombre se había convertido en un delincuente informático.

Delito tipificado

El Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece los delitos informáticos como actividades ilícitas, que se las comete a través de medios y dispositivos tecnológicos y de comunicación, cuyo objetivo es causar algún daño, provocar pérdidas o impedir el uso de sistemas informáticos.

Tiene además sanciones con penas privativas de libertad, que van de uno hasta 16 años de prisión, de acuerdo al tipo de delito. Lo que hizo Henry en el teléfono de su mujer no deja de ser un delito que se conoce como robo o interceptación ilegal de datos por el uso de redes sociales y consta en el artículo 230 del COIP. Se sanciona con tres a cinco años de pena privativa de libertad a quienes utilicen estos datos y los difundan.

¿Qué tan complicado es colocar una app para espiar a tu pareja?

Henry la ‘sacó barata’ pues a más de los reclamos, enojos, meses de separación, la mujer no lo denunció y la relación volvió a su cauce, con terapia de pareja. Aunque él recalca que no hubiera utilizado esa información para desprestigiar a la madre de su hija.

Un problema

En una investigación realizada por la Universidad de Cornell, la Universidad de Nueva York y el Instituto Tecnológico de Israel, se encontró que en el mercado existen decenas de aplicaciones de este tipo en el mercado: desde apps más básicas que dan información como la posición a través del GPS hasta algunas muy avanzadas que permiten el acceso a la cámara, la visualización de la pantalla en remoto y la posibilidad de controlar el móvil a través del ordenador pudiendo acceder a todo el contenido y las aplicaciones del mismo.

Basta con escribir en Google: “aplicaciones espías para celulares”, para que se desplieguen cerca de 384,000 resultados en menos de un minuto.

La investigación universitaria, que fue publicada en 2018, revela que la mayoría de estas apps son de “doble uso” y se hacen pasar por herramientas de seguridad infantil o antirrobo.

Cómo cuidarse

“Pues lo más importante es auto educarnos y concientizar sobre el peligro, leer mucho sobre este tipo de vulnerabilidades, conocer lo métodos de engaño más comunes empleados y así identificarlos; debemos generar una cultura de seguridad de la información ya que todos tenemos una huella digital”, dice Felipe Arévalo Cordovilla, máster en Seguridad de las Tecnologías de la Información y de las comunicaciones.

Entre las amenazas que destacan en las apps móviles tenemos las siguientes:

Amenazas internas: las brechas de seguridad que son desapercibidas durante la etapa de desarrollo de la aplicación, esto por incorporar librerías de terceras partes que contienen conexiones a servidores desconocidos que se pueden apropiar de la información.

Amenazas externas: basadas en las habilidades de un hacker de acceder a la app y alterar el funcionamiento de esta o derivarla hacia actividades maliciosas.

“Cabe indicar que no solamente los delincuentes cibernéticos pueden hacer uso de estas aplicaciones móviles, padres de familia conocedores del peligro inminente del internet, pueden comprar aplicaciones para rastrear otras aplicaciones de sus hijos y tener conocimiento sobre el uso que les da. Aquí es donde todos nos preguntamos, donde queda la privacidad y derecho a la intimidad, para personas que desconocen sobre este tipo de vulnerabilidades” (Estas mismas pueden ser usadas por sus parejas, sin su consentimiento, por ello, hemos obviado los nombres de las aplicaciones para evitar un posible mal uso de las mismas).

Algunos tips:

¿Qué tan complicado es colocar una app para espiar a tu pareja?

- No prestar su equipo móvil a nadie que pueda manipularlo, en pocos minutos puede instalar alguna aplicación espía.

- Es un buen hábito revisar periódicamente la seguridad del dispositivo con alguna herramienta especializada.

- Instalar aplicaciones que procedan de la tienda oficial.

- El uso de redes de Wi-Fi abiertas generan mayor peligro, evite utilizarlas.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN