ACTUALIZADO A LAS
01:01

¡Que el spam no esté contigo!

I
14 sep 2018 / 00:01 H.
    Image

Te sientas frente al escritorio, abres tu correo electrónico y te topas con eso que tanto temías: una lista casi interminable de mensajes basura se ha apoderado de tu bandeja de entrada.

Si esa escena coincide con la situación que enfrentas cada vez que revisas tu e-mail, debes saber que alrededor del 50 % de los correos que se envían en el mundo son spam, según información proporcionada por Kapersky Lab.

Pero, esto no quiere decir que debes rendirte y cerrar bruscamente la computadora en un gesto de coraje y desesperación; mucho menos que debes dedicar todas tus tardes a eliminar esa correspondencia digital no solicitada.

... O bueno tal vez tengas que hacerlo, si no te pones las pilas...

Antes que nada es importante señalar que estos problemas comienzan en el momento en que la dirección de correo de un usuario llega a la base de datos de los spammers, quienes emplean una serie de mañas para detectarlas.

Entre esos trucos —publica Kapersky Lab— están el análisis de diversos sitios web y boletines de información; también se ponen a intentar con direcciones sencillas o cortas.

¡Oh! ¿Y ahora quién podrá defenderte?

Spoiler: no es el Chapulín Colorado, sino tu mismo al tomar en cuenta las siguientes medidas de protección para que el spam no esté contigo:

No repartas tu dirección de correo

Este es casi como el primer mandamiento: amarás tu privacidad sobre todas las cosas. Si quieres hacer de ese tu nuevo mantra de seguridad digital, no publiques tu dirección de correo en sitios de acceso público.

Recuerda que debes huir de las garras de los spammers y sus bases de datos, a las que —según BBC Mundo— podrías llegar si:

*Dejas tus comentarios en páginas web.

*Te das de alta de un servicio web que te pidió tu dirección de correo.

*Publicas tu e-mail en redes sociales o en tu propia plataforma digital.

*Le diste tu correo a una empresa.

*Si respondes un spam o le das clic a un enlace ‘piteado’.

Baraja la @

Si por algún motivo es necesario compartir tu dirección privada de correo electrónico en sitios de acceso masivo, dile chao a la arroba y escríbelo de este modo: usuario[at]dominio.com o usuario[arroba]dominio.com, así te salvarás de los spambots.

Doble correo

Otra solución que tienes a unos cuantos clics de distancia es la creación de dos cuentas: una privada y otra pública. En la primera podrías recibir solo mensajes de índole personal; con la segunda, registrarte en foros, salas de chat, listas de correo, recomienda Kapersky Lab.

¡Ah! Pero ponte creativo al momento de crear tu dirección personal para que no sea fácil de descifrar. Además, es recomendable que la cuenta pública sea de uso temporal y que se cambie a menudo para que no se llene de esos molestos mensajes no solicitados.

Hazle a los filtros

“Asegúrate de que tus mensajes de correo electrónico sean filtrado por una solución antispam”, aconseja esa consultora informática. Así que puedes gozar de una, pues “los servicios de correo electrónico abiertos cuentan con proveedores que ofrecen la filtración de spam antes de la entrega de correo”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN