ACTUALIZADO A LAS
22:46

José Miguel Serrano está ocupado fotografiando chicos

I
15 sep 2018 / 00:00 H.

Son varios chicos abrazados entre sí arrojados sobre un suelo blanco en el centro de Guayaquil. Cuerpos masculinos y andróginos a la vez que no mantienen un estándar, una muestra visual del concepto de nuevas masculinidades impulsado por las nuevas generaciones. Eso es ‘No perfect, no Venus’, un proyecto fotográfico que retoma la propuesta del fotógrafo estadounidense Steven Meisel y su serie ‘Venus in Furs’ para Vogue Italia en 2010. Fotos que, según Mayro Romero, director artístico de la serie, ponen en evidencia lo masculino desde una perspectiva ambigua entre los estereotipos y el arquetipo femenino. Las fotos fueron tomadas por Serrano, quien ha fotografiado chicos desnudos desde hace mucho pero que antes temía publicar su trabajo.

¿No perfect, no Venus?

El nombre lo puso Mayro Romero y me pareció adecuado para la producción, porque eran diferentes cuerpos, porque había un rubio, mulato, afro, gordo, flaco, una combinación hermosa. Apreciar la belleza, quererse a sí mismo. Estar en un grupo y llegar a tener una intimidad. Mostrar que uno no es perfecto.

Por ‘Venus’, se podría crear que los retratos mostrarían mujeres, ¿por qué hombres?

Me cuesta retratar mujeres desnudas, solo he podido hacerlo con algunas, pero estoy intentándolo. Creo que me gusta fotografiar mujeres fuertes, que no les importe lucir femeninas ni masculinas.

¿Crees que puede ser un ejercicio de protesta contra el concepto básico de belleza masculina?

Sí, (de hecho), luego de publicar las fotos tuve un trabajo extra en un sauna. Fotografié a un chico gordo muy lindo y la subí. Hubo buenos y malos comentarios, como lo que publicó un usuario diciendo que no deberíamos publicar fotos de gente gorda y fea.

¿Hay algo que demos por sentado en las fotos?

La interacción entre el fotógrafo y la persona, porque no es fácil desnudarse ni fotografiar a alguien desnudo. Cuando siento que la persona está muy rígida y no está saliendo bien las fotos, decido hacer una pausa y conversar con ella para que se relaje.

José Miguel Serrano está ocupado fotografiando chicos

¿Cómo manejas la intimidad con la otra persona?

Con respeto. Cuando comencé en Buenos Aires, me acostaba con los chicos que fotografiaba luego de la sesión, o viceversa. No lo veía mal porque también había fotógrafos que hacían eso, como Robert Mapplethorpe que fotografiaba a sus compañeros prostitutos. Ahora ya no.

¿Qué cambió en ti para ahora pensar que la sexualidad es algo a lo que no debemos temerle?

Ya no estaba en el clóset ante mi padre, porque sigo viviendo en su casa y le debo mucho respeto a él, creo yo que a él a la única persona que le debo respuestas.

¿Qué guarda el erotismo para que tu visión apunte hacia ello?

Todo yo soy erotismo. Me encanta el desnudo, el morbo, saber hasta qué punto una persona puede llegar por medio de la sexualidad, todo lo que las personas ocultamos porque la vida diaria está llena de sexo y morbo pero en realidad no lo mostramos. Es una parte que nadie ve. En otras palabras me cansé de esconder todo las fotos que tenía.

¿En qué momento llegaste a ese punto en tus fotos?

Toda mi vida he hecho fotos eróticas. La fotografía siempre ha sido para mí un escape para poder expresar mi personalidad morbosa. Y eso es algo que no todos ven en mí.

¿Toda tu vida?

Bueno, antes sentía que las personas veían mis fotos pero no demostraban mi esencia y lo que realmente quería expresar, no era José Miguel. Entonces un amigo de Quito, Ricardo Luna, que maneja una revista post-porno: La Sicalíptica, me escribió diciendo que haría una muestra de arte con solo artistas queer. Ricardo me indicó que debía exponer algo, pero no sabía qué quería hacer. Al final cree 10 dípticos sobre la cotidianidad 2.0: cuando voy caminando en las calles y veo, digamos, a un perrito, un hombre masturbándose o flores, les hago fotos.

¿Tu visión del desnudo fotográfico en nuestro país?

Estamos encadenados a ver siempre una modelo súper hermosa con un vestido de diseñador y a rechazar la foto de un hombre o a una mujer desnuda. Por eso decidí irme por esta línea. Cuando alguien me escribe para hacerse fotos les pregunto si están dispuestos a desnudarse porque eso es lo que deseo hacer ahora. En ocasiones se desnudan pero no quieren ser publicados y los fotografió igual porque se entregó a mi lente y voy a captar su esencia, lo cual vale mucho.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN