ACTUALIZADO A LAS
19:59
vacio
-- / --

Mirella Cesa: “Paró el tráfico con su presencia y su voz”

E
19 mar 2018 / 00:00 H.

Tenía pocos días de haber llegado al país, desde Viña del Mar. Sin embargo, Mirella Cesa, la reina del andipop, dejó de lado el cansancio producto del viaje de tres semanas a Chile, entrevistas, gira de medios y accedió a recorrer, con el equipo de producción de DOMINGUERO, el casco comercial de Guayaquil. La cantante guayaquileña llevó a las calles no solo su música, sino además la gaviota de plata que ganó en el Festival de Viña del Mar y que varios transeúntes tuvieron la oportunidad de conocer e inclusive de tomarse foto.

Acompañada de sus músicos, Eduardo Pérez y Marcel Ferrer, Mirella con charango en mano empezó a tocar el tema triunfador ‘La corriente’. A medida que avanzaba por la calle 10 de Agosto y Chile, la gente que la empezó a reconocer se acercó para hacerle el coro de la canción, que para esta fecha ya es todo un hit. Otros en cambio le pedían fotos, a lo que ella amablemente accedió.

Camino a la calle 9 de Octubre, arteria principal de la urbe porteña, su presencia y voz paralizaron el tráfico. Desde los vehículos la gente la llamaba a gritos por su nombre. Le daban las gracias por el premio y le auguraban éxitos. El siguiente destino fue el Hemiciclo de La Rotonda, cercano al manso río Guayas. Un sitio concurrido a toda hora. Al igual que en los otros sitios, la gente la reconoció y le demostró su cariño. Mujeres, hombres, niños y adultos mayores se arremolinaron junto a ella. Querían conocerla, verla en persona, pues la habían visto solo a través de la TV y oído en la radio.

La última parada fue en el mercado artesanal. Su segunda casa. Pues es ahí donde Mirella pasa largas horas escogiendo las pulseras que complementan su atuendo de trazos indígenas. Se saludó y bromeó con los comerciantes. Una le regaló un sombrero amarillo de paja toquilla, mientras que dos señoras indígenas la envolvieron en un chal rojo con flores bordadas a mano. El recorrido concluyó en medio de una amena conversación, cuyos detalles les dejamos aquí.

Un editor siempre nos decía luego de traer una exclusiva, que aquella nota era como colgar la cabeza de un tigre, un trofeo, y nos pedía que saliéramos a cazar otro. ¿Cuál es la “nueva gaviota” que vas a salir a atrapar?

Tal como lo has descrito, la gaviota simboliza algo importante y especial, pero ya pasó hace dos semanas y ya estamos con la mira a lo siguiente que tenemos pautado y es el festival de la Calle 8 en Miami. Vamos a estar por tercer año en la tarima de Telemundo, que tiene gran renombre a nivel latinoamericano. ¿Cuál es la siguiente gaviota? Lograr la internacionalización.

Mirella Cesa: “Paró el tráfico con su presencia y su voz”

Pero haber ganado este premio en Viña te ha puesto en el ojo internacional, estás más allá.

Imagínate, son más de 60 países retransmitiendo el festival a nivel mundial de redes sociales y lo más importante es que fue una presentación a la altura de los Grammys o de Billboard, con el mismo montaje, con el mismo despliegue escénico, que en verdad era algo que nosotros no teníamos para mostrar. Ese es el show que hemos hecho todos estos años, obviamente más maduros y más sólidos, y eso es lo que presentamos, pero la gente no lo ha valorado tanto hasta que nos vio en ese escenario mostrando lo que sabemos hacer.

Cuando empezaste hace once años, hubo mucha gente incrédula de tu propuesta musical y me incluyo, pero tu promotor de ese entonces, Jorge Franco, insistía y pedía apoyo para tus entrevistas.

Daniel Ugalde fue mi primer mánager y luego Jorge, gente que ha sido muy importante en mi carrera y sin duda alguna el reflejo de lo que yo soy hoy es por todos sus consejos, cariño y entrega. Es gente consolidada que conoce el negocio y la industria.

Tu maestra vocal, Yanina Murga, me dijo que te conoce desde que eras adolescente, que te viene preparando desde esa época. No todos saben que tu preparación no es de ahora.

No. Son once años de carrera a la luz pública, pero en realidad yo diría que son como 16 años desde que empecé a prepararme. Cinco antes de lanzarme, empecé mi preparación con clases de canto, expresión corporal, nutrí la parte musical, que conlleva mucho tiempo. No he parado. Por el hecho de haber ganado un premio en los 40 Principales, o porque en Ecuador mis canciones sonaban yo decía ya estoy, no. Siempre me he preocupado por seguir aprendiendo.

Dicen que nadie es profeta en su tierra. ¿Es el caso de Mirella?

Mira, yo te digo que sí me siento profeta aquí en mi tierra, porque he trabajado con grandes marcas que han creído en mi imagen y que me han pagado bien, que eso yo lo he podido reinvertir en mi carrera.

La gente habla de envidia sana, pero no existe tal cosa, la envidia es mala y punto. ¿Cuánta envidia ha traído esa gaviota?

No lo sé, porque en realidad yo soy una persona que está pendiente de estar bien con Dios. Él me da paz, equilibrio y me permite que no me maree. El hecho de que vayas por la calle y que todo el mundo se te acerque para la foto te puede a veces dañar la cabeza y subirte los humos. Te lo juro que tengo paz y una responsabilidad muy grande, porque sé que luego de este paso tan alto la gente espera más. Entonces cualquier cosa mala que haga será magnificada al dos mil por ciento.

Mirella Cesa: “Paró el tráfico con su presencia y su voz”

¡Claro! En este momento eres la gaviota de Ecuador.

(Risas) Así me dice la gente.

Todos los ojos están sobre ti.

Yo no me pongo a revisar las redes de otras personas, ni los comentarios. Yo posteo algo y sigo caminando. Comparto con mis fans todo lo que quieren saber de mí, pero no estoy pendiente de lo que digan las personas, porque somos seres humanos. Le gente tiene derecho a elegir y a elegir la música que le gusta. Y lo mío es una propuesta más en el mapa. Me parece increíble que haya una audiencia grande que le gusta lo que hago y a los que no, los respeto y tiene su validez.

Y el Grammy, ¿para cuándo?

¡Uy, Dios mío!, ese es el anhelo más grande de cualquier artista. Estamos preparándonos de todo lo que hemos hecho desde hace 11 años, siempre enfocados en llegar al público y obviamente consolidarse como artista es recibir ese premio. Es como la mayor insignia que te puede dar el mercado a nivel internacional. Sinceramente, para mí, antes era la opción ¡wow!, uno dice un Grammy, pero con el tiempo, piensas y lo que quiero es hacer una gira con mi banda, ir a tocar a diferentes países. Sí, el premio es algo importante, pero más es que estés viviendo de la música, que te contraten y que lleves tu legado a otro sitio, dejar tu huella.

En nuestro medio, ¿se puede vivir de la música? ¿Tú puedes hacerlo?

¡Por supuesto que sí! Gracias a Dios tengo un esposo que me apoya y cree en mí y yo me enfoco en invertir lo que gano en mi carrera, pero cien por ciento. Lo que ven de mi proyección, promociones es autogestión y con el apoyo de las empresas que han creído en mí, y eso es algo que lo he hecho solita. Esto es como una empresa. Tú piensas en tu negocio donde debes tener inversión y retorno.

Ya que hablaste de tu esposo, ¿cuántos años de casada tienes?

Voy a cumplir 9 años en noviembre.

Una vez oí que una artista le decía a otra, que no se embarace porque estaba en el cúspide de su carrera y podría truncarlo todo. ¿Será cierto?

Yo no creo en eso, porque yo vengo de una familia de mujeres trabajadoras y desde que me acuerdo acompañaba a mi mamá hasta la noche y madrugada o hasta la hora que tenga que estar en sus decoraciones o mi hermana que hace eventos. Hemos sido criadas en familias de mujeres que trabajan, mi abuela era así también. Yo también estoy acostumbrada a ver ese ejemplo, simplemente no he tenido hijos todavía porque no ha sido el momento, pero no lo veo como un obstáculo.

Mirella Cesa: “Paró el tráfico con su presencia y su voz”

En el escenario

Cuando estabas detrás del escenario, ¿qué pasaba por tu cabeza en ese instante?

Montón responsabilidad porque no solo estás hablando por ti sino por todo un país, porque decían en competencia ‘Ahora viene el turno de Ecuador’, o sea, ni siquiera era mi nombre. Que responsabilidad caminar luego por la calle y que la gente me diga ‘Qué decepción’. ¡Me entiendes! Siempre tuve mucha responsabilidad, respeto y gracias a Dios todo salió bien.

Honestamente, ¿esperabas ganar?

Te digo algo, tantas cosas pueden pasar en el escenario, que en verdad fuimos enfocados a divertirnos y a mostrar lo que sabemos hacer. Tener ese material que visualmente teníamos, una herramienta de promoción que la podías mandar a nivel mundial, es ¡wow! Con ese montaje e iluminación, y tener ese material era algo importante, pero más bien fuimos a disfrutar ese momento, a pasar un buen rato y sin presión, porque si la hay empiezas a sofocarte, a estresarte.

¿Quién hizo el tema ‘La corriente’?

Lo escribí junto a Daniel Valencia en noviembre del 2016, él es el productor del tema. Es colombiano y los arreglos también son de él. Los vientos andinos lo grabamos en Ecuador y prácticamente fue idea mía, de Alejandro Cañote y el maestro Eduardo Pérez.

Mirella Cesa: “Paró el tráfico con su presencia y su voz”

Los oportunistas

¿Hay gente que se te ha subido a la camioneta del triunfo?

¡Uuuhhh!, pero está bien.

¿Crees que el oportunismo está bien?

Está bien Ivonne, porque yo sé quiénes han estado siempre en los peores momentos y circunstancias. Yo sé perfectamente quién de la gente de pantalla o del medio me ha posteado una cosa de cariño, cualquier cosa así sea mínima, un aplauso, una motivación, y quién lo ha hecho a raíz de lo de Viña. Eso pasa porque somos humanos, estamos en la tierra, y es normal. Gracias a Dios siempre he podido sentir el cariño y el aprecio de la gente que creyó en mi proyecto. Había gente a la que le pedíamos los espacios y ni pidiéndolos.

También dijo...

Honrar a Cristo

“Dios permitió que nos traigamos la gaviota por algo. Mi mami me decía que si en el canción ‘La corriente’ hubiera honrado a Cristo esa hubiese sido la canción de Viña. Mi mami es muy cristiana y siempre me dice: ‘Igual hijita esto ha sido a la constancia, a la perseverancia, a lo que hiciste en escena, pero en la canción tenían que honrar a Cristo’”.

Sus maestros

Marcel -Ferrer- y Eduardo -Pérez- son mis maestros. Son gente de la que yo aprendo, estudio, llenan mis vacíos musicales. Cuando tengo una pregunta acudo a ellos, o sea, intentamos hacer esto que amo con mucha responsabilidad. Por eso, cuando la gente que te apoya te vea en el escenario tienes que dejarla satisfecha y que digan ‘wow’”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN