ACTUALIZADO A LAS
18:55
vacio
-- / --

Sacrifican a un oso negro por familiarizarse con humanos

I
19 jun 2019 / 11:46 H.

La policía de Oregón, Estados Unidos, sacrificó a un joven oso negro que se había familiarizado con los humanos con quienes incluso se tomaba selfis.

La drástica decisión se tomó como medida de precaución, ya que el animal, de 100 libras de peso (45 kilos) tenía entre 2 y 3 años, era regularmente alimentado por personas que acudían a un parque local, según manifestaron funcionarios.

Desde principios de junio, la policía de Oregón recibió llamadas habituales sobre el oso, que generalmente era visto cerca de su rampa para botes.

El jueves pasado, encontraron al animal rodeado de frutos secos y semillas de girasol que parecían haber sido dejados intencionalmente por algunos visitantes. La policía llegó a la conclusión de que el oso se había acostumbrado demasiado a la interacción humana y que podía representar una amenaza, por lo que tomaron la difícil decisión de dispararle y matarlo.

“El oso pudo haber sido reubicado si no se hubiera acostumbrado tanto al contacto humano”, dijo a CNN Rick Swart, del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Oregón.

El departamento de Policía de ese estado, en su cuenta de Twitter advirtió a los visitantes del parque que evitaran al animal, después de encontrar varias selfis con el simpático animal.

No solo es peligroso para los humanos alimentar a una especie salvaje, sin mencionar tomarse una foto cerca de él, sino que también los animales se ven amenazados por el contacto cercano: la “comida chatarra” puede enfermar a los osos que olfatean la basura que queda en los parques, si no ha sido desechada como es debido. Si habitualmente regresan a las áreas del parque donde los humanos dejan la comida, los osos a menudo son sacrificados por precaución.

“Para la seguridad de humanos y osos, es mejor dejar que los animales recolectores se valgan por sí mismos y disfrutar de ellos desde una distancia considerable”, dijo Kurt License, biólogo de vida silvestre.

Para evitar un encuentro con un oso negro, las autoridades aconsejan a los residentes que viven y acampan cerca de sus hábitats que boten los desechos en los cubos de basura especiales y eviten acercarse o recoger a un cachorro joven: su feroz madre protectora podría estar cerca y el desenlace sería mortal.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:

LEE TAMBIÉN