ACTUALIZADO A LAS
18:01
vacio
-- / --

¿Por qué nos da pereza ir a trabajar?

I
05 sep 2019 / 00:07 H.

“No tengo ganas de ’camellar’”, es la frase que asalta a todos los empleados en algún momento de su vida en la que sienten frustración respecto a su ocupación.

La pereza laboral llega al trabajador cuando no encuentra una motivación que le inspire dar el 100 % en sus actividades cotidianas. Así lo concibe el psicólogo clínico Mario Villalba, quien manifiesta que en términos médicos, la pereza laboral es un estado emocional de insatisfacción.

“La motivación resulta un elemento vital al momento de trabajar. Es aquella fuerza que impulsa a querer encarar una tarea, sostenerla y terminarla. Si no hay esto, la pereza se va a encarnar en todo nuestro ser”, dice Villalba, quien —además— resalta que al no contar con este empuje, difícilmente se pueden alcanzar las metas, o bien se las consigue con menor calidad.

Para el experto, este estado emocional puede convertirse en una ’pesadilla’ para el trabajador, y como consecuencia, se empieza a fallar en el desempeño. Es decir, el empleado que está padeciendo este ’mal’ puede sentir malestares psicofísicos de angustia y apatía.

¿Por qué nos da pereza ir a trabajar?

Sin embargo, el psicólogo puntualiza que la pereza laboral puede aparecer en determinados períodos. Además, aclara que no todos los trabajadores sienten cansancio o están fatigados de ejercer alguna labor. “Todos en algún momento hemos desistido del trabajo que hacemos; aunque nos apasione, hay días que ya no damos más”, comenta.

Villalba sostiene que los trabajadores antiguos aman lo que hacen y que la mejor distracción es llegar a su lugar de labores donde se sienten útiles. “El problema está en la nueva generación de empleados, que no ’aguanta’ la presión de un jefe exigente y se desahogan con el ’ya no quiero ir a trabajar’”, explica.

Por su parte, el licenciado Cristian Galán, coach profesional en comunicación, agrega que el clima laboral es un factor que implica la falta de motivación; y por ende, padecer ’vagancia’.

“Un buen ambiente laboral en una empresa es fundamental para incentivar el personal. No solo basta con tener buen clima, este tiene que ser desarrollado habitualmente para incrementar el deseo de trabajar y acrecentar las ganas de ser cada día mejores. Incluso perfecciona las competencias de cada miembro del teamwork”, subraya.

¿Cómo recuperar las ganas de ir al ’camello’?

El experto en comunicación efectiva señala que se debe pensar en todas las cosas buenas que se tiene gracias a al empleo; y especialmente, uno tiene que ser sincero a la hora de analizar si el trabajo lo compensa o no. “En caso de que no te compense, la decisión está más clara. Pero gracias a un trabajo, recibes un sueldo con el vives y haces frente a tus gastos”

Galán expone que en caso de que la persona no se sienta bien en su trabajo, debe cultivar sus relaciones sociales, aficiones y tiempo de ocio para poder compensar lo negativo con otros espacios de optimismo.

“Muchas veces conviene tomar como una señal positiva el hecho de no tener ganas de ir al trabajo. Dicha emoción te está informando de algo importante: puede significar que tienes un empleo que está lejos de tu vocación”, dice.

El comunicador detalla algunos pasos para afrontar la ’pereza’ laboral:

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN