ACTUALIZADO A LAS
21:57
vacio
-- / --

¿Por qué es importante el amor propio?

I
08 ene 2020 / 22:00 H.

No lo aprendemos en las escuelas y tampoco es un tema de conversación en los hogares. El amor propio o autoeficacia, es el sentimiento que se genera hacia nosotros mismos y es la base emocional que nos permite reconocer nuestras fortalezas, logros y nos da la capacidad de saber que aspectos podemos trabajar para mejorar. En pocas palabras, la autoestima es primordial en cómo nos presentaremos ante los demás y sobre cómo llevaremos nuestras vidas; sin embargo, el tema no se lo toca como es debido.

“Primero me cuido, me protejo, me quiero, me acepto a mí misma y después puedo proyectar esto a los demás”, dice la sexóloga y psicóloga María de los Ángeles Núñez. Conocer quiénes somos le mostrará a los demás el valor que nos hemos dado. Un buen autoestima nos alejará de situaciones y personas que nos van a lastimar o que nos minimizan como individuos. El amor propio es el grito que se impone y nos dice que no necesitamos de nadie más que no sea nosotros mismos para ser eficaces y felices. Pero este, de forma paradójica, nace a través de la percepción que los demás tienen de nosotros en el transcurso de nuestra vida.

El amor propio se construye desde nuestra primera infancia (4-5 años), cuando vamos tomando consciencia del otro y, a la par, nos identificamos como individuos; es decir, cuando nos reconocemos. Cuando somos pequeños tenemos una conexión directa con nuestra madre, lo que hace que nos sintamos un todo con ella. En el momento en el que hay una separación, el infante logra visualizarse como un ser diferente al de su progenitora; es allí cuando nace el reconocimiento del ser y el amor propio.

“Desde la primera infancia va a inferir para que esta persona desde que es pequeño tenga habilidades socioemocionales para que pueda estar consigo mismo y con el otro”, explica Estefany Landivar, psicóloga clínica.

En nuestros primeros años de vida, el autoestima se construye a base de lo que nuestros tutores (padre, madre, abuelos, etc.) y serán quienes nos darán las directrices de cómo será en un futuro la percepción que tengamos hacia nosotros mismos. Por ello es importante, que los padres deben guiar a través de una fuerte comunicación, en la que puedan expresar sus emociones y donde prime la empatía. Sin embargo, también existen límites. “El padre tiene el rol de invitarlo a crecer, no de imponerle situaciones de su propia historia, sino invitándolo a que el propio niño se dé cuenta de lo que él necesita”, añade la especialista consultada por EXTRA.

Problemas en la autoestima

El amor propio viene de la mano con otros sentimientos y nos permitirá que tengamos una seguridad consolidada hacia nosotros mismos, y hará que no dependamos de los demás. Lo que permitirá que nuestra relaciones personales y de pareja sean sanas. No obstante, este en muchas ocasiones se ve afectada porque la persona se ve forzado a realizar diversas situaciones para que sea aceptado y querido por los demás, ya sean sus familiares, amigos o compañeros del trabajo.

La primera señal de que el sujeto no se encuentra bien con su autoestima es el no ser capaz de reconocerse. Esto provocará que no sepas cómo relacionarte con los demás y tampoco contigo mismo causando que caigas en emociones negativas. “Baja la producción de las hormonas de dopamina, serotonina, que evitan tener un estado de la neurociencias más eficaz”, explica Landivar.

“Para mejorar la persona debe tomar consciencia y hacer un autoanálisis del sentimiento que tiene hacia sí mismo y no depender del criterio de los demás para que lo que hace sea válido o no”, desarrolla Núñez. Para recuperar el amor propio y mantenerlo se debe recordar las capacidades que cada uno tiene y los recursos que permitirán que alcance una buena base para presentarse a los demás con una valía adecuada.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN