ACTUALIZADO A LAS
19:10
vacio
-- / --

La ruta de las pozas en el bosque de Dos Mangas

E
18 sep 2016 / 00:00 H.

La carretera permite a cualquiera acercarse a la orilla del mar. En cada cruce, se ve a los pobladores junto a sus artesanías, puestos de agua de coco, otro restaurantes. El paisaje invita a quedarse en una de esas playas al paso, pero en cuestión de minutos el panorama cambia a uno más boscoso. Es en Manglaralto, en la Ruta del Spondylus, provincia de Santa Elena, que al adentrarse 10 km., se encuentra entre las montañas, una comuna llamada Dos Mangas.

El camino cuenta con un alto potencial natural, pues esta comuna se asienta en la cordillera Chongón Colonche. Desde hace 14 años, trabajan junto al estado para conservar sus recursos. En su caseta turística, se destacan dos rutas: la cascada y las pozas. Cada atracción se ubica en un punto alto de la montaña. La cascada está en la Culebra y las piscinas en la parte alta de San Martín. La unión de ambas vertientes le dio el nombre a este lugar.

Los senderos no están señalizados y se recomienda continuar con un guía. De esta forma, cada paso es una entrada a sus costumbres, en un paseo que aproxima a su historia y organización. Se calcula que en Dos Mangas habitan alrededor de 1.250 personas que alternan sus jornadas en agricultura, artesanía y turismo.

El trayecto hacia las piscinas lo dirige, en esta ocasión, Bolívar Rodríguez, uno de los veinte guías locales con los que cuenta la ruta. Mientras señala los cuidados de las plantaciones y animales, Bolívar indica que son al menos veinte pozas en la ruta, aunque no todas están disponibles para bañarse. Este recorrido atrae a los viajeros entre los meses de julio a octubre, ya que la cascada tiene mayor atención en la temporada invernal (enero a marzo). Las bajas lloviznas en estos meses permite ingresar en auto hasta un punto medio del camino. El sendero, con nivel moderado de caminata, se adentra poco a poco al bosque protegido que se extiende en 2,840.97 hectáreas.

En aquel cruce se observan plantaciones como la caña, paja toquilla y tagua, semillas esenciales para que su gente trabaje artesanía y agricultura en pequeña escala. Caminar hasta las piscinas toma alrededor de una hora y media a dos horas. En el paso se distingue la variedad de frutos, como cacao, papaya y pina, además de sus diferentes tipos de árboles. La ruta está marcada con cuerdas que se estiran desde lo alto para subir por el sendero. En esta parte rodean siete pozas continuas, ideales para sumergirse en agua refrescante, mientras se saborea una fruta del lugar.

Bolívar ha sido guía desde que inició el plan de conservación del bosque. Él cuenta cómo han crecido los sembríos mientras recoge toronjas. La fruta agría y dulce que distrae con su sabor para esperar unos instantes en silencio. La idea es atraer el saludo de algún mono aullador, aunque no siempre hay mucha suerte.

Tras varios lanzamientos en las pozas, se terminará el sendero desde una terraza con una tranquila vista panorámica desde la cima del cerro San Martín. Un punto dedicado a la observación de aves y del bosque que se ha recorrido. Una ruta natural abierta a los viajeros en búsqueda de senderismo cerca de una playa en la ruta del Spondylus.

¡Prepárate para las pozas!

El ingreso del parque cuenta con una caseta turística para el registro de los visitantes. El costo varía según la ruta, ya que también se puede acceder en caballo. Un grupo de tres personas puede ingresar con guía por USD 27.50 (incluye botas).

Se puede acceder en auto hasta 10 km por el sendero cuando el agua está baja. Desde la parroquia Manglaralto se toma una camioneta de la cooperativa Dos Mangas hasta la comuna por un precio de USD 0.35.

El recorrido hacia las pozas puede tomar alrededor de tres a cuatro horas, ida y regreso. Es un sendero con dificultad baja y se sugiere llevar ropa ligera, traje de baño, bloqueador y repelente.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN