ACTUALIZADO A LAS
23:17
vacio
-- / --

La salsa, el romance y el reguetón hicieron vibrar a Guayaquil

I
27 sep 2019 / 15:02 H.

Tremendo concierto. Marc Anthony hizo de la explanada de Riocentro El Dorado una enorme salsoteca en la que miles de fanáticos vibraron al son de sus temas. Pero no estuvo solo: junto a él, Becky G con su reguetón, los hermanos Manuel y Julián Turizo, pusieron la nota romántica, mientras que Piso 21, con su pop urbano, completaron un mix musical de primer orden.

La primera en salir a escena fue Becky G, quien al son de ‘A mí me gustan mayores’ hizo delirar a sus fanáticos. “Gracias Guayaquil por su cariño”, dijo la neoyorquina ante la ovación de sus seguidores.

La salsa, el romance y el reguetón hicieron vibrar a Guayaquil

La artista aprovechó para estrenar en Ecuador su tema ‘El dólar’, que fue recibido con aplausos. En su repertorio no faltó ‘La respuesta’ y ‘Sin pijamas’, con el cual, se despidió del público para dar paso a los hermanos Turizo.

Los colombianos hicieron suspirar a sus fanáticos al interpretar ‘Desconocidos’, ‘Te quemaste’ y ‘Una lady como tú’, entre otras melodías que indujeron a las parejas a tomarse de las manos y darse besos apasionados.

Con la música de estos colombianos me le declaré a Martha, dijo Luis López. Luego vino Piso 21 que puso a todos a bailar con ‘Te vi’ y ‘Me llamas’.

El gran estelar era Marc Antohny. El flaco puertorriqueño apareció casi al filo de la media noche y, para muchos, era la razón de estar en ese evento

La salsa, el romance y el reguetón hicieron vibrar a Guayaquil

Su espectáculo fue de primera, la música y sonido, así como las luces, estuvieron a la altura del siete veces ganador de los premios Grammy Latino y expareja de la sensual Jennifer López.

“Es un flaco pero con su voz me derrito. Ahora entiendo a JLO”, decía Martha López, una treintona que no paraba de gritarle, “te amo”, al borícua.

Canciones como ‘Vivir la vida’ , ‘Ahora quien’ y ‘Tu vida en la mía’ hizo que el público gozara de principio a fin.

Su show estuvo impecable, cantó y se metió a los fanáticos de principio a fin y cerró con broche de oro el concierto casi a las dos de la mañana.

Lo malo, lo feo y lo turro

Caos vehicular

Cerca de dos horas tardaron en llegar hasta El Dorado los fans desde el centro o norte de Guayaquil. Desde La Puntilla hasta La Aurora también se reportaron atascos.

Un ‘ojo de la cara’

Una botella con agua costaba 2 y 3 dólares; el parqueo y la cerveza, 5 ‘latas’ y la botella de whisky, dependiendo de la marca, 100 dólares.

¡Cochinos!

El hielo para las bebidas estaba tirado en el piso, donde se mezclaba con toda clase de basura. “Ojos que no ven corazón que no siente”, dijo un vendedor. ¡Guácala!

Potrero

Por momentos el lugar parecía un potrero, debido a la presencia de la bosta de los caballos de la Policía y sobre la superficie de tierra.

¡Lejísimos!

El público que se ubicó en el sector de la General estaba tan lejos del escenario que apenas divisaba a los cantantes. Algunos asistentes se quejaron, por esto “mejor me compro un DVD y lo veo en casa”, mencionó uno de los asistentes.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN