ACTUALIZADO A LAS
01:04
vacio
-- / --

¿Cómo sobrevivir a la sequía sexual en el matrimonio?

I
08 feb 2019 / 00:01 H.
    Image

Es común que parejas que llevan años de casadas experimenten etapas en las que el sexo es poco habitual. De hecho, diversos estudios avalan el hecho de que, con el tiempo, la libido en el matrimonio tiende a disminuir.

Según una investigación del Instituto Kinsey, en Estados Unidos, solo el 34 % de las parejas casadas mantienen relaciones sexuales entre dos y tres veces por semana; mientras que el 66 % experimentan una escasez sexual.

La monotonía es la razón principal por la que las relaciones íntimas pueden extinguirse en el matrimonio, apunta El País. El nacimiento de los hijos contribuye a que esta situación empeore, pues la atención se centra en la crianza y agota a los miembros de la relación.

La psicóloga y autora del libro ¡Felicidad!, Susana Ivorra, explica al medio español que es normal que las relaciones de largo recorrido tengan etapas donde el sexo pasa a segundo o hasta tercer plano.

Además, añade que es falso lo de las relaciones sexuales pasionales: “la novedad se pierde y la pareja debería dedicar un poco de ilusión y creatividad a mantener la chispa”.

Sin embargo, la especialista recomienda no tomar esta situación como un punto final. Alienta a las personas a plantearse cómo recuperar el placer a través de la experimentación.

También aclara que hay circunstancias estresantes que ocasionan la paralización de los encuentros eróticos, por lo que es necesario comunicarse y ser comprensivos.

El remedio para sequía sexual

Al dejar la actividad sexual de lado, es posible que las personas sientan menor conexión con sus parejas, según Ivorra. Cuando disminuye la frecuencia de las relaciones sexuales también lo hacen la intimidad y el afecto físico.

“La pareja desconecta poco a poco, olvidando gestos como los besos y las caricias”, detalla la psicóloga. Esto desencadena el miedo de que el otro no sea receptivo a las muestras de cariño.

Ivorra aconseja que, en estos casos, todo se maneje con soltura, dejando que lo demás fluya y dando paso a la espontaneidad. Pequeños gestos como mensajes de texto subidos de tono o un beso apasionado de despedida son formas para lograr que la “llama” siga intacta.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN