ACTUALIZADO A LAS
01:01
vacio
-- / --

Qué sí y qué no deberías hacer durante el sexo

I
08 may 2019 / 00:00 H.
    Image

El sexo no es una práctica de ciencia exacta; no hay un esquema definido para lograr que sea perfecto y que los orgasmos aparezcan como aguaceros en inviernos...

Sin embargo cada persona puede ir tomando ciertas acciones y métodos, unirlos y lograr un sexo bastante ‘bueno’ y satisfactorio tanto para el hombre y la mujer.

Asimismo, está la otra cara de la moneda; cosas que no deberías, ni en broma, hacer durante el coito para no espantar a tu pareja.

Aunque todo lo que nos gusta y lo que no en la cama puede ser algo subjetivo, se puede armar una lista de cosas básicas que sí deberías hacer y otras que no, por medio de diferentes estudios realizados por entendidos en la materia.

En base a esos trabajos, te presentamos algunas de las acciones que podrían ayudarte a tener una buena experiencia sexual y aquellas en las que no deberías incurrir para ‘fregar’ el revolcón:

Cosas que sí:

- Hacer sentir sexy a tu pareja

A nadie le gusta que le juzguen por su apariencia física, más aún si tenemos algún rasgo del que no nos sintamos orgullosos.

El estudio ‘La asociación entre la satisfacción sexual y la imagen corporal en las mujeres’, tras un análisis reveló que “el alta estima corporal y la baja frecuencia de pensamientos que distraen con base en la apariencia durante la actividad sexual”, están asociados a un mayor placer durante el ‘cuerpeo’.

En resumen, decirle cosas ‘bonitas’ y hacer sentir segura y hasta sexy a tu pareja por su apariencia física, te ayudará a que tenga una buena experiencia sexual.

- Saber donde y como dar placer

Conocer cómo funcionan los órganos sexuales de tu pareja es algo importante también, sobre todo cuando se trata de dar placer.

En el caso de las mujeres, el clítoris juega un papel trascendental. Saber como estimularlo ampliará las chances de llegar a un orgasmo, según dijeron casi tres cuartos de las mujeres a una investigación del placer sexual femenino hecha por OMGYes.

- Los besos no pueden faltar

Aunque ciertas personas prefieren ir ‘directo a lo que vinimos’ y consumar rápidamente el coito, existen otros que prefieren ‘calentar’ las cosas con caricias y besos, es decir, el juego previo.

Hablando de los besos, son los que no puede faltan ya que serían pieza clave para obtener una satisfactoria experiencia sexual.

Así los indica un estudio de la Universidad de Albany, donde examinaron, entre otras cosas, a los besos como medio para inducir la excitación sexual y la receptividad.

Los resultados mostraron que las mujeres le dan más importancia a los besos como un medio para iniciar, mantener y monitorear el estado actual de su relación con una pareja a largo plazo.

Mientras los hombres son todo lo contrario; le dan menos importancia a los besos, aunque es más común que los utilicen como una vía para “seducir” y obtener acceso sexual a las mujeres.

Además explican que las actividades que causan excitación sexual, como besarse, pueden aumentar los niveles de oxitocina (hormona del amor y del placer) tanto en ellos como ellas.

- Romper la rutina sexual

La misma posición, movimiento, hora, lugar, circunstancia, etc, son cosas que debes evitar. Darle variedad al sexo podría llevarte a mejores experiencias.

Según Debby Herbenick, autora y educadora sexual, en su libro Great in Bed, explica que “es significativamente más fácil para las mujeres experimentar el orgasmo cuando participan en una variedad de actos sexuales en lugar de un solo acto”.

Además agrega un ejemplo: “el sexo vaginal más el sexo oral estaría vinculado a una mayor probabilidad de orgasmo que cualquiera de ellos solo. Esto puede deberse a que más actos sexuales significan que las personas pasan más tiempo teniendo relaciones sexuales”.

Cosas que no

- No abuses de los gemidos

Los gemidos, por lo general, gustan a los hombres porque serían una señal de que ella está disfrutando el sexo. Sin embargo otros no gustan de los sonidos de alta frecuencia porque tienden a confundirse con unos falsos.

Fingir los gemidos ‘de placer’ podría no ser buena idea y dañar el momento. Recuerda, no se trata de un concurso de gritos sino de transmitir lo que realmente estas sintiendo.

Además evita hacer ruidos extraños... A ellas sobre todo, parecen no gustarles.

- Decir muchas cosas ‘sucias’

Las palabras obscenas entre la pareja podrían ser de utilidad para ‘encender’ el ambiente previo al acto, sin embargo hay que saber si la otra persona está dispuesta a seguirte el juego.

No a todos los hombres y las mujeres les gusta tener conversaciones ‘sucias’ antes y durante el sexo. El problema parece estar en qué es lo que dirás a continuación o qué deberías responder en ese escenario.

En ciertos casos, ambos prefieren pasar directamente al acto y dejan la conversación para otro momento.

- ‘Venirse’ tan pronto

En el caso puntual de los hombres, la eyaculación precoz podría ser un ‘fantasma’ que traiga consigo una mala experiencia sexual. Para no dejar las cosas inconclusas, no estaría mal que practiques, por ejemplo, ejercicios de Kegel.

¿De qué se tratan?, buscan volver consciente la contracción y relajación de los músculos pubocoxígeos y pueden ayudarte a controlar cuando querer eyacular.

En pocas palabras, es como fingir tener que orinar y luego contenerse.

Las mujeres también pueden hacerlos con la finalidad de fortalecer los músculos del suelo pélvico, lo cual en algunos casos incrementa la intensidad del orgasmo.

- Hablar como ‘bebechito’

Ponerse hecho el engreído/a con tu pareja podría llevarte a bajar la excitación del momento. Si crees que el lenguaje infantil resultará para ‘calentar’ las cosas, es mejor que dejes de hacerlo.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN