ACTUALIZADO A LAS
20:19
vacio
-- / --

¡El sexo y sus cambios con la edad!

12 ago 2019 / 07:42 H.

La edad juega un papel muy importante en el sexo. Varios especialistas afirman que, con un estado de salud plenamente razonable, el deseo sexual puede mantenerse hasta la muerte, aunque decrece ligeramente con el paso de los años.

La sexualidad continúa toda la vida y esta es considerada importante para la salud por los beneficios que brinda. De hecho, el desarrollo sexual forma parte del proceso vital de la persona y de su modo de actuar.

Para la psicóloga y terapeuta familiar colombiana Jennifer Vidal Solís, graduada en la Pontificia Universidad Javeriana, “el sexo es tan importante como la alimentación”. Sin embargo, la forma como la sexualidad influye en los individuos cambia según el momento de la vida en el que se encuentren. De esta manera, cuando existen cambios también lo hace la forma en la que nos relacionamos con el sexo.

“El sexo es nuestro aliado desde que llegamos al mundo hasta irnos. Es nuestro compañero de viaje. Si volviéramos a tener sexo con la misma persona décadas después de la última vez, podemos comprobar que muchas cosas han cambiado: no sólo el cuerpo, sino el comportamiento, la respuesta biológica y la gestión de las emociones”, explica la experta de 32 años

No obstante, la especialista consultada por EXTRA puntualiza que es complicado encajar las etapas de la vida sexual en mismo patrón porque las circunstancias no son las mismas.

La primera etapa o la iniciación sexual empieza desde la infancia, aunque -aclara la experta- muchos consideran a este periodo como asexuado, pero lo cierto es que en esta fase la sexualidad juega un papel claro.

“Esto empieza con una ligera exploración del cuerpo y curiosidad por saber cómo es el de los demás. A los niños les gusta mirar y mostrarse en público”, menciona Vidal, ya que desde esta etapa se inician los primeros juegos sexuales, como el jugar a la familia, al papá o a la mamá.

¡El sexo y sus cambios con la edad!

Uno de los ciclos en donde las hormonas provocan un acelerado despertar sexual es en la adolescencia. Además, en este punto, los chicos absorben todo lo relacionado con el sexo como algo de suma importancia hasta el punto de ser el tema principal entre las conversaciones entre sus amigos.

“En una primera fase, la masturbación se convierte en la principal actividad sexual de los adolescentes, algo que les sirve para conocer mejor su cuerpo. Mientras algunos de ellos se lo toman con calma, otros descubren directamente las relaciones sexuales”, narra Vidal, quien asegura que en este punto los jóvenes están preocupados más por perder su virginidad.

“Al pasar los 20 años, el deseo sexual de los chicas y chicos se convierte en una prioridad que se ve reflejado en erecciones espontáneas y a menudo involuntarias. Pero todavía los chicos arrastran una cierta visión de la sexualidad basada en la cantidad”, advierte.

Y es que, en el periodo conocido como juventud, hace que los varones y mujeres alcancen con esta edad el más elevado placer sexual por la energía, potencia, deseo y respuesta. La colombiana Solís matiza que el sexo, desde el punto de vista fisiológico, “depende de la optimización de la circulación sanguínea”.

¡El sexo y sus cambios con la edad!

Después del ciclo juvenil llega el periodo adulto donde factores como el miedo y la ansiedad -por el declive progresivo de la edad- causa confusión en la manera que es visto el sexo., ya que básicamente las actividades sexuales se ven un poco mermadas.

“El peor enemigo del hombre es el miedo a no responder en la cama. Pero si un hombre está en buena forma no tiene que preocuparse por nada. En cambio, en la mujer siempre va a ser la vergüenza”, señala la experta.

De igual modo que la mujer tiene la menopausia, el hombre pasa por la andropausia, y ambos son fenómenos que modifican los niveles hormonales, disminuyendo el deseo sexual que provoca aún más el probable descenso de las relaciones sexuales.

“La fase de la adultez hace que disminuya el deseo carnal, pero esto no quiere decir que desaparezca, y aunque las relaciones sean más esporádicas, no hay por qué evitarlas sino todo lo contrario, tratar de disfrutar de ellas cuando ambos quieran mantenerlas”, alude la terapeuta.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:

LEE TAMBIÉN