ACTUALIZADO A LAS
16:21
vacio
-- / --

Ansiado orgasmo, ¿por qué no solemos alcanzarlo?

I
29 abr 2019 / 00:00 H.

El sexo se supone debería ser una actividad donde la satisfacción y el placer sean los protagonistas. Sin embargo, en ciertos casos no todo es perfecto durante el acto... Existen dificultades varias y metas no cumplidas durante el coito, entre ellas el de no llegar a un orgasmo.

Está bien, lo hiciste con esa persona que tanto querías pero al final no sentiste mayor satisfacción y el sexo resultó ser algo insípido, vacío, por así llamarlo.

“¿Qué pasó?, ¿Por qué no vi ‘estrellas’?, ¿Por qué no llegué al bendito orgasmo con esa persona con la que tanto quería hacerlo?”, estas podrían ser preguntas que saltan en tu cabeza y que ellas tener varias respuestas y razones de ser.

En términos clínicos, la incapacidad continua del orgasmo se conoce como anorgasmia y es un trastorno que puede afectar a hombres y mujeres.

Entre el 16 y el 25 % de las mujeres adultas y del 1 al 4 % de los hombres adultos lo experimentan en algún momento de sus vidas según investigaciones de The Journal of Sexual Medicine.

¿Cuáles son las posibles causas de este problemita sexual? A continuación algunas de las razones orgánicas y psicológicas:

Los antidepresivos: son una de las principales causas de anorgasmia adquirida, que afectan (a cierta capacidad) hasta el 73 % de todos los hombres y mujeres a los que se prescriben inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

Factores psicosociales: los antecedentes culturales y religiosos que promueven actitudes culpables o negativas hacia el sexo, así como la ansiedad, la depresión, la imagen corporal negativa y las experiencias de abuso o trauma sexual.

Discapacidades: personas con ciertos casos tienen más probabilidades de experimentar anorgasmia, especialmente aquellas con lesiones de la médula espinal, mujeres que han sufrido mutilaciones genitales y algunos hombres que han sido circuncidados.

Masturbación excesiva, también dañina

El ‘agarre de la muerte’ o masturbación frecuente y agresiva, también podría ocasionar una desensibilización, disfunción eréctil y la dificultad para alcanzar el orgasmo, tanto en hombres como en mujeres.

El ‘agarre’ no es un término científico o una patología médica reconocida, sino un término acuñado por el periodista y activista de consejos sobre sexo Dan Savage, en una de sus columnas, ‘Savage Love’ del año 2003.

“La hiperestimulación causada por la masturbación hace que el pene sea menos sensible para las relaciones sexuales”, explica Lawrence Jenkins, profesor asistente en el Departamento de Urología de la Universidad Estatal de Ohio al portal Tonic.

Según Jenkins, “la vagina, y en menor grado, el ano, no puede replicar la cantidad de presión y fricción que se produce con los estilos de masturbación agresivos o variables”.

Por eso, para algunos hombres que se han acostumbrado a la masturbación, puede ser realmente un desafío llegar al clímax durante el sexo.

“El orgasmo no solo debe estar asociado a la parte coitocentrista”

Ansiado orgasmo, ¿por qué no solemos alcanzarlo?

Para el vicepresidente de la Sociedad Ecuatoriana de Sexología y Educación Sexual, Rodolfo Rodríguez, la cosa abarca un poco más allá del acto sexual e involucra también una cuestión cultural.

“Las personas de por sí en Latinoamérica, y Ecuador no está exento de eso, tenemos una carente educación sexual, razón por la cual la gente no conoce cómo funciona su cuerpo y cómo responde, cómo son sus hormonas en las diferentes etapas de desarrollo... Entonces al llegar a la etapa de pubertad en adelante, que la sexualidad se comienza manifestar de manera más acentuada, el orgasmo está circunscrito a la parte coitocentrista”.

¿Qué quiere decir esto? “Que se lo vincula solo al acto sexual, al de la penetración y estrictamente a la eyaculación del varón y al orgasmo de la mujer, que en teoría, se debería saber pero muchas no lo saben”, explica.

Según Rodríguez, esto es una sexualidad reduccionista. ¿La razón? El placer solo está asociado solo a la excreción de una sustancia, como el semen, y no es el acto placentero como tal”.

El sexólogo indica que no solo existe orgasmo clásico que conocemos, sino también varios tipos, inclusive orgasmos secos. “Entonces las personas al desconocer esto vuelven a la sexualidad algo tan monótono y reducido, que por eso muchas veces existen los bloqueos, la famosa anorgasmia...”.

El profesional ratifica que se presenta en hombres y mujeres por situaciones traumáticas, de desconocimiento, y demás, que no les permiten disfrutar de su sexualidad. Rodríguez explica que entre los factores más predominantes en una anorgasmia, suele venir asociada la parte psicológica.

¿Por qué? “Básicamente por lo que antes mencioné e inclusive por procesos de ansiedad y estrés en las primeras veces que dejan marcado al sujeto, hombre o mujer, y en un momento de su vida se puede manifestar con este bloqueo”, indica el experto.

La idea, según Rodríguez, es entender que el orgasmo no solo debe estar asociado a la parte coitocentrista, a la eyaculación... “es un proceso en el cual se complementa tanto lo fisiológico, biológico y la psicológico, porque la respuesta sexual humana tiene origen en el cerebro no en los órganos genitales, entonces de ahí que el orgasmo debe ser vivido de forma placentera”.

En la función erótica, en la sexualidad, tenemos tres factores indica el sexólogo: comunicación, placer y amor. “El orgasmo para que sea eficiente y sea vivido realmente a plenitud debe por lo menos mantener un grado de comunicación con la persona que se está disfrutando el acto; placer que es clave. La mayoría no lo siente sino que busca el orgasmo y luego se acabó el acto haciendo que el placer se pierda; y la parte afectiva que es el amor y el cariño hacia el otro”, concluye.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN