ACTUALIZADO A LAS
21:08

¿Tristeza después del sexo? Sí, es posible...

I
15 sep 2018 / 00:20 H.
    Image

El sexo es esa parte importante para toda relación amorosa, al menos en eso coinciden la mayoría de los psicólogos y consejeros matrimoniales.

Aunque otros también apuestan por encuentros casuales, al final todos terminamos practicándolo con nuestra ‘media naranja’. Hasta ahí todo bien con el sexo; la intimidad además tiene numerosos beneficios para la vida y la salud, tales como ser un calmante del estrés, entre muchos más.

Sin embargo, no siempre el sexo termina en felicidad y satisfacción. Sentir tristeza después de tener relaciones sexuales es algo que puede ser considerado normal y puede pasarle a cualquier persona.

Pero, ¿por qué sucede esto? En tu organismo se produce un proceso después del orgasmo en el que intervienen diferentes hormonas, tales como la oxitocina, la prolactina y la vasopresina que hacen que tu cuerpo se ‘bajoneé’ a este estado.

A esto se denomina disforia postcoital...

Un estudio sobre esta condición elaborado por The Journal of Sexual Medicine, en 2015, señaló que un 46 % de las mujeres reconocían haber experimentado síntomas de disforia postcoital al menos una vez en su vida; mientras que un 22 % lo sufren de manera más habitual.

Las mujeres no son las únicas propensas a tener estos episodios, los hombres también los tienen. Otro estudio publicado por la misma revista médica, en julio de 2018, reveló que el 41 % de los participantes habían experimentado en algún momento de sus vidas este bajón después tener sexo.

Dicho esto, los expertos han explicado que son varias posibles causas, biológicas, emocionales y hasta psicológicas, que originarían este estado de tristeza luego de ‘pegarte’ una ‘revolcada’.

La amígdala cerebral y su bloqueo

Esta glándula, cuya función es regular ciertas emociones como el miedo, la angustia o la ansiedad, se bloquea durante la practica sexual y deja de funcionar.

Al alcanzar el orgasmo, liberamos las hormonas y la glándula vuelve de nuevo a ponerse en funcionamiento normal. En ese momento puede que el aumento repentino en el funcionamiento de la amígdala provoque una sensación de tristeza y depresión.

Un ‘desorden’ de hormonas

La explosión de hormonas que rebosan tu cuerpo durante el sexo (endorfinas, oxitocina y prolactina), es la asociación que hace Denise Knowles, terapeuta sexual y psicóloga de pareja citada por Diario El País, con el bajón luego del sexo.

La terapeuta explica que con la liberación de gran cantidad de hormonas durante el orgasmo, que promueven el vínculo afectivo y la sensación de bienestar, se reducen y vuelven a sus niveles normales una vez alcanzado el clímax. Es justo ese cambio brusco lo que generaría la tristeza.

El modo ver el sexo

Tener un episodio de disforia postcoital podría depender del concepto que tengas sobre el sexo. Por ejemplo, hay quienes siente temor a las relaciones sexuales, por factores como la religión, la cultura en la que han crecido y en la forma que se han educado.

Si estos aspectos han estado presentes en tu vida de manera amplia, según los expertos, puedes ser más propensos a poder sufrir este tipo de ‘depre’ postsexual. En este caso, producida por ese sentimiento de ‘culpa’, que ocasiona un conflicto interno y deriva en tristeza o depresión.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN