ACTUALIZADO A LAS
01:02
vacio
-- / --

Ropa virtual: No existe, pero se presume

E
20 sep 2019 / 00:00 H.

En época de escuela, cuando no existía Internet, una de las opciones que servían para entretenernos eran los muñecos de papel. Incluso las cajas de cereales traían opciones para recortar ropa y vestir a estos muñecos. El juego requería de mucho pulso, pegamento e imaginación.

Varios años después, una vez que la tecnología le ha dado la vuelta a todo, nosotros podemos ser los muñecos: Carlings, una tienda de ropa con sede en Noruega, lanzó una colección de ropa digital limitada (Neo-Ex), con la que podemos vestir nuestras fotos de Instagram.

La ropa no existe en la vida real, por lo que la iniciativa tiene como beneficio reducir el impacto ambiental. Además de que vestir bien y a la moda no represente un gasto excesivo. La primera línea 3D de Carlings incluye metalizados, pantalones, chompas voluminosas con logos, hasta lentes estrambóticos. Sin embargo, si le interesa algo de esto, tendrá que esperar un poco. La colección está agotada, pero han anunciado una segunda tanda.

Ropa virtual: No existe, pero se presume

Entonces, si alguien dudaba de la capacidad de los personajes creados por computadora como Miquela, Bermuda y Shudu, para influir en el consumo y el deseo de los humanos, la ropa virtual es una prueba irrefutable. Las marcas están creando colecciones digitales y la gente las está comprando. Ropa que se ve, pero que no existe, como ellas.

Un nuevo nicho de negocio apunta a la realidad simulada

Ropa virtual: No existe, pero se presume

Moschino, por ejemplo, ha firmado un contrato de colaboración para vestir a los Sims y Nike tiene modelos de zapatillas a la venta solo disponibles en Fortnite. Mientras que la startup danesa, The Fabricant, vendió un vestido digital por unos $ 9.000, una pieza semitransparente que juega con el movimiento y los volúmenes y que su dueño solo puede ponerse en sus fotos de Instagram.

En el mundo

Modelos digitales

La nueva obsesión de Instagram son los influencers virtuales: avatares generados por ordenador que actúan como personas de carne y hueso. Miquela Sousa (@lilmiquela) es una de ellos. Cuenta con 1,6 millones de seguidores y se identifica como hispano-brasileña. Su existencia solo en el mundo digital, no le impide hacerse selfies, practicar deporte o posar para V Magazine y lucir prendas de la colección de Prada para otoño-invierno 2018. No es la única, también está Shudu Gram, la primera supermodelo digital.

Un ‘shazam’ para moda

La herramienta se llama StyleSnap, un sistema de inteligencia artificial (IA) integrada en la app móvil de Amazon y permitirá al usuario hacer directamente una foto de la ropa que le interesa (o cargar una imagen contenida en el móvil) con el objetivo de mostrarle prendas similares que estén a la venta en el portal de Amazon. La aplicación de Aliexpress también cuenta con una función similar, mediante la cual se puede encontrar casi cualquier producto similar al que tiene en mente.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN