ACTUALIZADO A LAS
01:02

Tinder, el cupido de los millennials

I
14 feb 2019 / 00:00 H.
    Image

Lanzada en 2012, esta plataforma hoy tiene más de 57 millones de usuarios en 190 países (incluyendo Ecuador). Conoce la historia de dos parejas que se conocieron gracias a esta app.

Eran los primeros días de invierno del año pasado. El rocío mojaba las aceras de Urdesa central y, en una cafetería, dos extraños veinteañeros le daban inicio a lo que se convertiría en un idilio. Su cupido: Tinder.

Esta app para citas fue lanzada en agosto de 2012, en Estados Unidos, y desde entonces su popularidad ha ido incrementando. Hoy, tiene más de 57 millones de usuarios en 190 países (incluyendo Ecuador), dispuestos a tener cualquier tipo de relación, siempre y cuando la otra parte esté de acuerdo.

Desliza, me gusta. Desliza, descarta

La dinámica de la aplicación es sencilla, un simple movimiento con el dedo da el poder de decidir a quién le das ‘me gusta’. De esta manera tienes la oportunidad de interactuar con tu match.

Así fue como Luis y Gustavo conocieron a sus parejas. Los dos coinciden en lo mismo: entraron a Tinder por curiosidad.

Luis, de 22 años, conoció a Daniel después de vivir durante un mes el baile del desliz; hasta que, un buen día coincidió con el like de su actual pareja.

“Mis únicas expectativas era conocer gente, simplemente eso. Hacer nuevos amigos, ver qué pasaba”, explica el joven machaleño para EXTRA.

Salieron durante un mes y medio, después de que la química entre los dos fue tan fuerte decidieron oficializar su noviazgo. Hoy, llevan 2 meses juntos y, a pesar de las peleas, Luis opina que conoció el amor gracias al Internet.

El amor en los tiempos de Tinder

Después de dos intentos fallidos en la aplicación, la tercera fue la vencida. Finalmente, Gustavo, de 26 años, conoció en Tinder a Norma, su pareja con la que lleva un año de relación.

Desde la aplicación conversó con cuatro personas. No obstante, solo salió con Norma, porque sintió que hubo interés mutuo en conocerse.

Conversaron por chat de manera intermitente durante un par de semanas, nada que a los dos les llevara a pensar que tendrían una relación seria. “En el momento en que estábamos saliendo no tenía ninguna expectativa, porque (Norma) dejaba de contestar cada cierto tiempo”, dice.

“Por suerte, en persona era muy parlanchina, podía conversar con ella, es una persona muy inteligente y carismática”, cuenta.

Para la psicóloga clínica y sexóloga quiteña Cira Núñez, los usuarios de esta app tienen un mejor desenvolvimiento al hablar en persona con su match porque no sienten la ansiedad de dar el primer paso cara a cara. “Tener un encuentro a través de estas redes sociales nos evita este escenario”, añade.

Gustavo cree que su relación no tiene grandes problemas comparándolo con exnoviazgos analógicos’. En realidad, ha disfrutado a plenitud el tiempo que han compartido juntos. A pesar de esto, entre risas confiesa que le parece un poco vergonzoso contarle a los demás que Tinder fue el encargado de emparejarlo con Norma.

“Es normal sentir vergüenza porque te pones como objeto de deseo en una vitrina a ver quién te elige”, sostiene Núñez.

Estadística de usuarios a nivel mundial

El filtro geográfico ha convertido a Tinder en la plataforma de citas más usada en el mundo. 26 millones de matches se generan cada día en la aplicación y, posiblemente, según su página web, se concretan 1.5 millones parejas por semana.

La empresa especializada en estadísticas Statista realizó una investigación sobre Tinder en América Latina, descubriendo que el 36.7 % de los usuarios tienen entre 25 a 34 años. Asimismo, concluyó que el 67.5 % de las personas que se registran son hombres, mientras que el 32.5 % restante son mujeres.

En Estados Unidos, el centro de investigación Pew Research analizó el alcance de la plataforma. Según el estudio realizado con 2.001 personas, el 29 % de ellos tiene conocidos cuya relación se inició gracias a sitios online por lo que se sienten motivados a registrarse como usuarios.

Tinder y el éxito en parejas

En 2017, los economistas y profesores universitarios Josue Ortega y Philipp Hergovich publicaron un estudio en el analizaron el éxito que tienen los noviazgos que nacieron bajo esta modalidad. Asimismo, presentaron fórmulas matemáticas para conocer cómo estas plataformas han modificado el patrón de relaciones.

Ortega y Hergovich sostienen que las citas en línea han creado nuevas redes de personas que antes no existían. En las décadas de 1950 a 1990 los matrimonios se producían entre individuos del mismo grupo social e incluso del mismo fenotipo (blancos con blancos o negros con negros). Desde la aparición de estas aplicaciones, estas uniones se han transformado, dando como resultado a parejas de distinto contexto social o etnia.

Tras evaluar 19.000 matrimonios celebrados entre 2005 y 2012, concluyeron que las uniones que resultaron de citas online son mucho más sólidas que las surgidas en el escenario tradicional.

Sin embargo, a pesar de lo alentadores que pueden ser los resultados, la sexóloga Cira Núñez opina que las redes sociales como Tinder deben manejarse con cuidado porque podríamos encontrarnos con personas que mienten sobre su identidad.

Asimismo, cree que el éxito de estas relaciones se debe a la madurez emocional de los integrantes. “La estabilidad de pareja viene acorde de la edad, las relaciones antes de los veinte años son un poco caóticas, porque se está buscando una identidad”, argumenta Núñez.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN