ACTUALIZADO A LAS
21:08

Wi-Fi: contaminación silenciosa y un tóxico ambiental

I
08 nov 2016 / 12:30 H.

La Federación Ambientalista Internacional (FAI) declaró a partir de este 2016 el 8 de noviembre como Día Mundial sin Wi-Fi. El objetivo es visibilizar el riesgo al que están expuestas millones de personas que se conectan a internet mediante el uso del sistema inalámbrico.

El geobiólogo Joan Carles López Sancho, experto en descontaminación electromagnética y radiaciones y director de la Federación Ambientalista Internacional de España, explicó que las radiaciones que emiten las 280 millones de redes Wi-Fi que hay instaladas en el mundo son “una contaminación silenciosa y un tóxico ambiental avalado por 139 estudios”.

López alertó que se desconoce el impacto que el uso prolongado de este sistema tiene sobre los seres vivos, en especial bebés, niños y adolescentes. “No queremos ir a vivir a las cuevas sino ir a opciones inocuas, porque la mayoría desconoce la toxicidad del Wi-Fi y lo percibe como una tecnología más limpia al no tener cables, pero esta radiación recibida de manera directa y constante en las manos y la cabeza por el contacto con dispositivos como celulares, tabletas, computadoras portátiles y otros, representa un riesgo silencioso que impacta en el sistema nervioso central”, aseguró el geobiólogo.

Según López, que promueve escuelas sin sistemas inalámbricos, “el Wi-Fi emite mucha más radiación que una antena de telefonía móvil o que antenas repetidoras y, por ser pulsada, esta radiación es más virulenta que otras, como se explica en más de 60 estudios”. Por estos argumentos, la FAI declaró desde hoy este día como Día Mundial sin Wi-Fi para dar visibilidad a los riesgos y demostrar que se pude estar conectado a internet “de una manera sana por medio de cables y de fibra óptica, que eliminan la radiación y hasta resulta más eficiente, en términos de velocidad de navegación”, según López.

“Buscamos promover campañas de prevención, ajuste y capacitación, especialmente en Latinoamérica, región donde el sistema Wi-Fi se extendió en los dos últimos años y que avanza descontroladamente cuando en otros países más desarrollados ya está considerado como un tóxico ambiental”, indicó el geobiólogo. López recordó que el Wi-Fi, en algunos países, “está vetado y prohibido en lugares sensibles, especialmente en jardines infantiles y lugares de culto, entre otros” y que algunos gobiernos “recomiendan su reducción y uso controlado”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN