ACTUALIZADO A LAS
18:43
vacio
-- / --

“No necesito estar detrás de Cevallos para estar en Barcelona”

21 sep 2019 / 14:39 H.

El amor que asegura sentir por Barcelona lo motivó a lanzarse a la presidencia del Ídolo. Carlos Alejandro Alfaro Moreno va de frente contra su excompañero de dirigencia y de cancha, José Francisco Cevallos, actual principal del club torero.

El argentino nacionalizado ecuatoriano no es rencoroso y dice que si Pepe Pancho gana las elecciones, no tendrá problemas en felicitarlo. Cevallos, en entrevista publicada ayer por EXTRA, dijo que si ‘Alfarito’ le quita el trono amarillo, él le dará abrazo.

Sobre el comentario que hizo su excompañero de equipo Nicolás Asencio, en el que dijo que “no se vería bien que el mejor equipo del país esté en manos de un argentino”, el también comentarista de fútbol dijo que le dolió.

“No podemos darle el mejor equipo del país a una persona que es de Argentina”, palabras de su excompañero y amigo Nicolás Asencio. ¿Cómo le cayó ese comentario?

Me dolió... sí, me dolió. Pero yo no soy político, entonces nunca voy a entender que haya una campaña donde alguien diga algo para ofender a otra persona. Me dolió y punto, no quiere explayarme más. Le pedí a todo mi equipo un compromiso de unión, comunicación y ética no solo para comportarnos nosotros, sino lo que diremos ante la otra administración, y por el momento vamos bien. Es complicado, pero debo dar el ejemplo.

De alcanzar la presidencia, usted sería el primer presidente de los toreros nacido en otro país. ¿Le trae una responsabilidad importante a usted o cree que es irrelevante?

Es irrelevante por completo, me acarrea ya una gran responsabilidad la decisión que tomé. Hace cuatro años se habló de un convenio con la academia y yo no iba a ser el director porque quería seguir trabajando en los medios (de comunicación), pero José Francisco me dijo que fuera como vicepresidente, porque sino no ganamos la elección. No lo dije yo. La realidad es que yo era el tercer vicepresidente de Barcelona, si se iba José Francisco no iba a ser yo el presidente, ese fue otro problema.

¿Eso le molestó?

Por supuesto y la realidad es que cada vez que me tocó decidir y aceptar, es una enorme responsabilidad.

¿Qué le motivó regresar a la dirigencia del Ídolo?

Aquiles (Álvarez), con la idea de unos socios que me propusieron que lidere el proyecto. Coincidió con la llegada de un gran amigo, Ramón Barredo. Hicimos una comunión de ideas muy fuertes. Ambos grupos me proponen ser el líder y empecé a tener reuniones. Jamás estaría en este plano si no habría la viabilidad al tema financiero.

Estoy totalmente convencido que ese es el primer campeonato a ganar. Extender la deuda a ocho años y solo se puede aprobar por una asamblea extraordinaria. Teniendo el capital mañana, saliendo a negociar la deuda, que si es de 29,5 millones, podemos reducirla bastante.

¿No cree que habría ayudado más estando dentro que afuera de Barcelona?

Mientras estuve involucrado a lo largo de mi vida me he puesto la camiseta y he hecho las cosas como me corresponde. Yo los puntos por los cuales me fui en su momento quedaron expuestos con el presidente, con quien discutí todo ese año. Me preguntas hoy cuántas academias (de fútbol) tengo y (te digo) cero.

Una vez más demostré que lo más importante no es lo económico, siempre fue el segundo plano cuando me retiré en esa época dura.

¿Una de las razones por las cuales decidió postularse a la presidencia de Barcelona es recuperar las academias?

Eso es de Barcelona, recuperarlas no. Sí me motiva darle una continuidad al proyecto, que creo que se está manejando bien. Sigo las cuentas (en redes sociales), me gustaría ir a ver a los chicos, pero no lo hago. Sí me mueve un poco el corazón para darle continuidad al proyecto.

Uno de sus lemas en la candidatura es construir un “Barcelona mejor”. ¿No quedó satisfecho con la gestión hecha en la actual dirigencia?

Me refiero a la campaña y justo a eso, no tirarle piedras a la dirigencia actual. Mi equipo ha firmado un compromiso y no queremos destruir a esta administración, sino proponer y construir un Barcelona mejorado. Si estamos decididos a entrar es porque creemos que hay situaciones que pueden mejorarse. Cuando hablo de un Barcelona diferente es porque se habla de presiones y hasta se atenta hacia el honor de las personas y eso afecta al plantel y la gente dice cualquier cosa.

José Francisco Cevallos en una entrevista con EXTRA dijo que los que se quedaron mostraron fidelidad con el club. ¿Usted cree que con su salida mostró todo lo contrario?

Lo que no puedo responder son temas puntuales de lo que diga el presidente, sino le respondería a Asencio y sería algo de nunca acabar. Cada vez que se repite me molesta, porque él sabe por qué me retiré.

En 2018 discutimos cara a cara como debe ser y el único que renunció en una rueda de prensa fui yo, eso marca algo. No es un tema de fidelidad al club, sino de ideales, valores, de los cuales cuando dejé tener comunión con las ideas del presidente, preferí dar un paso al costado.

¿Qué escenario le incomodó para tomar la decisión de salir?

Que no fue algo que se había planteado desde el principio, inclusive fue algo que se dijo que no se iba a hacer por los antecedentes que había. Cuando uno hace un compromiso con la gente después no debe cambiarse en el camino por más que aparezca o no. Me parece loable que si decide tomar otro camino renuncie al cargo. En el camino se mezcló y sinceramente no me gustó.

Tengo la suficiente personalidad para ser dueño de mis decisiones, no necesito estar detrás de Cevallos para estar en Barcelona. No quiero estar por estar. Inclusive muy agradecido y mi respeto hasta último momento por la intención de José Francisco porque yo continúe.

¿Le daría la mano a Cevallos si queda reelecto?

Por supuesto, un abrazo también.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN