ACTUALIZADO A LAS
15:28
vacio
-- / --

Pervis Estupiñán: “Hay que tener fe y no bajar los brazos”

España ·
D
21 ene 2020 / 17:56 H.

Es la cara ecuatoriana en la Liga española. Es el lateral izquierdo Pervis Estupiñán y hoy (martes 21 de enero) cumple 22 años, de los cuales cinco lleva en Europa.

A los 16 debutó en Liga de Quito, lo que le sirvió para llegar a la Tri y ser parte de los mundiales sub-17 y sub 20.

Es parte del 11 ideal de la Liga del Diario El País que lo hizo a base de estadísticas.

Pervis fue analizado en números y es el jugador que más recorre por partido en la Liga, son 24 kilómetros.

Estupiñán tiene un perfil bajo, se dedica a entrenar y jugar. Hablar con el integrante del Osasuna es como si se tratara de un deporte extremo, muy difícil, pero esta vez se sinceró con EXTRA.

Lee también: Pervis Estupiñán, el abanderado de LaLiga

Dio la vuelta al mundo que Pervis es el jugador que se corre 24 km por partido.

(Risas) Eso dicen, pero creo que corro más.

¿Corre más?

Si está en las estadísticas, así será. En España el fútbol es más de tenencia del balón y cuando uno corre más saca esas estadísticas. Eso pasa cuando uno ataca y defiende, pero esto viene con la genética.

Te pongo un ejemplo, entre los que más corren no está Messi, debido a que acá el fútbol es de tener la pelota. Pero lo que salió en el 11 ideal juega a mi favor. No te olvides que en Ecuador nos gusta correr desde pequeños.

Ahora me he soltado más en carrera, voy creciendo y experimentando en la velocidad que me pide el entrenador.

¿Cumples 22 años y lleva cinco en Europa?

Es muy bueno lo que me ha pasado, cuando uno viene joven todo cambia. Uno deja a la familia, a los amigos, el entorno. Comienzas a vivir otra vida. Al inicio es complicado todo, a pesar de que tenemos el mismo idioma, lo que vivo me ha servido para crecer.

En qué momento cambia el chip, nada de farándula, nada de fiestas, full entrenamientos y llegar a jugar.

Los valores que me inculcaron mis padres en casa son fundamentales. Cuando llegué a Liga de Quito tenía claro lo que deseaba en la vida. Confiaba en mi potencia.

Venía de jugar Copa Libertadores con los grandes jugadores, pero me pusieron en los juveniles de Granada, eso fue duro, porque venía jugando en primera, en ese momento me dije voy a salir poco a poco, subiendo de categoría.

Ahora que tengo de rivales a los grandes, a los que tenía en el Play Station, las cosas se van dando. Pero desde mi casa puedo decir que la educación es fundamental, siempre he sido tranquilo.

Pervis Estupiñán: “Hay que tener fe y no bajar los brazos”

Estaba en la Tri sub-17 y nos dice que lo suyo es llegar a Europa y lleva 5 años allá.

Lo recuerdo siempre, estábamos en Riobamba y te lo dije muy seguro, vi que te sorprendiste, pero tenía apenas 17 años y estaba firme de mis sueños. En esto hay que tener fe y no bajar los brazos, creer en lo que puedes dar.

¿Qué tal ser el único que lleva la bandera en Ecuador en la Liga de las estrellas?

Es algo inexplicable, créanlo, es algo único que le doy gracias a Dios, seguir el camino que dejó el Toño Valencia, Jefferson Montero, Felipe Caicedo, que pasaron por aquí. Ahora estar en una liga tan grande es increíble. Quiero ser el espejo para los chicos que vienen, que digan si Pervis lo pudo, también nosotros lo podemos hacer.

Asistencias y hasta un gol.

Eso es bueno, pero siempre adaptándome a lo que me pide el entrenador. Mi trabajo es hacer una buena defensa y si puedo dar una asistencia mejor. Este es un crecimiento diario.

Lee también: ¡Estupiñán, feliz por el recibimiento de Pamploma!

¿A los 17 años qué le costó lágrimas al estar en Europa?

Dejar a mi familia en Ecuador, era un hijo de mamita. Y cuando me vengo todo fue complicado, porque salí muy joven. Claro que el ir a Liga de Quito fue el comienzo de mi carrera. Pero mejor que todo pasó así, porque me independicé.

¿Está en la cancha, pero hace unos años muchos de los rivales los tenía en Play Station?

Esos momentos son de mucha emoción. Cuando eres pequeño en los videojuegos tienes a los grandes, eso me motivaba a seguir haciendo las cosas bien. Cuando jugaba con el Real Madrid tenía un pisotón, pero no quería salir del campo de juego, porque son partidos únicos que había esperado toda la vida para enfrentarlos.

¿A los grandes qué les dice?

Son demasiado tranquilos en eso. En los partidos no peleo por cambiar una camiseta con la estrella, lo hago con cualquier jugador. Me hace feliz enfrentarlo en la cancha, eso es hermoso.

¿Del Pervis de Liga de Quito al del 2020 qué ha cambiado?

Muchísimo, he madurado en todo, he formado una familia, tengo mucha experiencia.

¿Su hija le cambió la vida?

Claro, ella llegó en el momento preciso, Dios sabe cómo hace las cosas, ha venido con muchos regalos, subimos con el Mallorca y ahora juego con el Osasuna.

¿En la casa solo fútbol?

Sí, mi esposa, Irina Carabalí Guerrón, es de Ibarra, es sobrina de Joffre Guerrón, es decir que aquí se habla de fútbol, pero a veces cuando llego a la casa y pongo el fútbol, ella me dice hasta cuándo más fútbol.

¿Qué le dicen los ecuatorianos?

Mucha gente en Pamplona cuando llegué me hizo una linda presentación, me piden fotos, autógrafos, camisetas. Los compatriotas me dijeron que aquí no estaba solo y eso me tiene feliz, solo les puedo dar mi trabajo.

Así lo miran en el 11 ideal

Pervis Estupiñán: “Hay que tener fe y no bajar los brazos”

Son muchos los nombres destacados de la defensa del Osasuna durante esta temporada. Sin embargo, el joven ecuatoriano Pervis Estupiñán brilla por encima de todos.

Vio puerta en la jornada 10 ante el Valencia y suma tres asistencias, pero, especialmente, es el jugador de LaLiga Santander que más metros recorre por partido a más de 24 kilómetros por hora: 955; una intensidad y capacidad de sacrificio que lo hacen merecedor, según Mediacoach, de ocupar el carril izquierdo de esta alineación.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN