ACTUALIZADO A LAS
08:42

Javier Burrai: “Quiero quedar en la historia de Barcelona”

D
11 feb 2020 / 15:00 H.

Las ‘manos’ de Barcelona no solo evitan goles, también son ágiles para la parrilla. Javier Nicolás Burrai tiene 29 años y como buen argentino es un ‘loco’ por el fútbol y un apasionado por los asados.

Su segundo nombre es en honor a la localidad donde nació, San Nicolás, en el gran Buenos Aires. Sacarle unas palabras es tan complicado como anotarle goles. Protege bien su intimidad. Prefiere que sus actuaciones en la cancha ‘hablen’ por él, como lo ha hecho desde 2018 cuando llegó a Macará.

▶ Lee también: Barcelona le pondrá la misma ‘música’ a Sporting Cristal

Pero ha decidido conversar con EXTRA. El golero abre las puertas de su hogar y, entre la preparación de una picaña, cuenta detalles de su vida.

Su novia Florencia, a quien conoció hace 11 años, asegura que Javier tiene todo para ser un gran chef. Él sonríe mientras continúa con su técnica de asado, enseñanza de su padre Óscar.

A conciencia la respuesta, ¿eres mejor en la parrilla o en el arco?

Me han dicho que en la parrilla soy bastante bueno. En el arco trato de dar lo mejor de mí, de aportar todo lo que pueda. En la parrilla, cuando me toca hacer o colaborar, también aporto todo, igual que en el arco.

¿Desde cuándo en la parrilla?

Desde hace poco, porque en la casa de mi viejo (papá) él era el dueño de eso. No dejaba que la tocara su hijo. Él sí es bueno.

Hace cuatro años comencé a experimentar y en 2019 pusimos un restaurante que teníamos en Ambato. Ahora con mi novia, cuando nos dan ganas, hacemos un asadito.

¿En Guayaquil no hay quién se encargue de la parrilla, es toda tuya?

Acá no hay nadie, papá está en Argentina y los amigos que ayudaban se quedaron en Ambato.

¿Cómo empezó su inclinación por el arco?

Desde los cinco años, con mi padre, me gustó el arco. No fui el golero que primero quiso hacer goles, desde siempre me incliné por ser arquero. Es una pasión que traigo desde muy chico.

Lee también: Barcelona soluciona ‘culebra’ con Guillermo Almada

¿Siempre se ha manejado con perfil bajo, calladito?

Siempre me he manejado así, como lema ha sido ‘trabajo y trabajo’. Tener humildad y equilibrio; no creerse ni tan bueno si me va bien, ni tan malo si tengo un día horrible.

Soy perfil bajo, tranquilo, entre menos se hable de mí, mejor; si hablan de mí, que sea por lo que hago en la cancha.

Usted pasó de la tranquilidad de Macará a la locura de Barcelona con más de 50.000 personas en el estadio. Lo estoy asimilando, llevo tres partidos en el Monumental y es un cambio grande. Trato de estar lejos de los temas extrafútbol. Tengo que estar al 110 por ciento concentrado en todos los partidos y todo el tiempo. En Barcelona estamos obligados a ganar siempre.

¿Y qué experiencia le han dejado esos tres partidos?

Es algo lindo, es una fiesta y eso debemos hacerlo jugar a nuestro favor. Ojalá que nos vaya bien en todo el año y que la presencia de la gente (en el Monumental) intimide al rival, eso ayuda.

Javier Burrai: “Quiero quedar en la historia de Barcelona”

¿La grandeza de la afición aumenta tu responsabilidad?

La responsabilidad te da el club y la hinchada te obliga a ser mejor. El equipo nos da todos los recursos para que podamos dar todo, pero uno tiene que responder. El hincha alienta y también obliga a que estemos peleando siempre todo.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de Barcelona?

Su hinchada. Esto es un fenómeno social, es similar a lo que es Boca o River en Argentina. Encuentras a un hincha de Barcelona en todo el país, me tocó vivirlo como rival. Son los únicos que llenaban las tribunas que les asignaban a ellos.

Me siento sorprendido por todo lo que el club le brinda al jugador. No estaba acostumbrado a que me dieran todas las comodidades y recursos, eso es lindo, pero también te obliga a dar todo.

¿Cuándo empezó su acercamiento con Barcelona?

Fue algo pasajero. En septiembre, antes de las elecciones (en Barcelona), hubo un llamado por un supuesto interés, pero muy en el aire. Lo traté con pinzas porque estábamos en competencia (con Macará), pero no fue tan fuerte. Se llegó a un acuerdo cuando me dijeron que tenía que venir a Guayaquil, ahí me puse contento y ansioso. Gracias a Dios se dio como quería.

¿Y ahora qué se viene?

Primero cerrar la llave con Sporting Cristal en la Libertadores y seguir trabajando. Tenemos un gran grupo.

Lee también: Hinchada de Barcelona corre riesgo de no entrar al estadio peruano

¿Con qué sueñas?

Estar a la altura de este equipo que es tan grande, poder campeonar con Barcelona, quiero quedar en la historia del club y seguir creciendo. Me trato de acoplar a este mundo nuevo que es Barcelona. Pelear el título es lo que sueño.

¿Siempre ha sido esquivo para las entrevistas?

Trato de no hablar mucho, porque no me siento tan cómodo. De vez en cuando sí las doy, pero no soy tanto de entrevistas.

¿Qué dice su familia en San Nicolás?

Con quien más hablo es con mi padre, él es muy futbolero; mi madre Adriana y mi hermana Ivana viven en Argentina; y Verónica (hermana), que reside en Suiza, siempre preguntan cosas todo el tiempo, pero no soy tan expresivo, no cuento demasiado. Están sorprendido por el mundo Barcelona, pero tienen que venir a ver lo grande que es.

¿Y al final cómo quedó con Macará?

Muy bien con todos.

Florencia, el amor de su vida

Javier Burrai: “Quiero quedar en la historia de Barcelona”

La relación entre Javier Burrai y Florencia Cardini tiene 11 años de vida, cultivada con fútbol y amor. Nació cuando el golero del Barcelona era un pibe que jugaba en divisiones menores del Arsenal.

Tanto tiempo juntos

Venimos compartiendo la vida, ya once años. Somos de la misma ciudad, nuestras casas están separadas por unos cuatro kilómetros.

¿Y cómo se conocieron?

Yo era mayor de edad, ella menor. Fue una quinceañera cuando la conocí. Recién llevaba un año en las formativas de Arsenal. No sabía si iba a dar en el fútbol. Pero once años después estamos en Guayaquil.

¿Qué pasó después de aquella fiesta?

Solo la conocí, pero tuvieron que pasar varios años para que me ‘pare bola’, como ustedes dicen. Mensajes, llamadas, toque de timbre en la casa.

Lee también: Copa Libertadores: Barcelona le pondrá la misma ‘música’ a Sporting Cristal

¿Y qué piensan?

Miramos para atrás y nos damos cuenta de que hemos crecido mucho.

Florencia es futbolera, ¿la vez con la Sur Oscura apoyando al equipo?

Le gusta el fútbol, no tiene problema en ir a hacer barra. En Argentina es hincha de Independiente. Va al estadio, se sabe las canciones y las canta igual con la barra.

¿Ya le dio la camiseta de Barcelona por San Valentín?

La del debut se la di y también el buzo verde con el que debuté ante Progreso.

¿Y el restaurante que tenía en Ambato?

Lo cerramos momentáneamente, pero hay que ver si lo abrimos por acá.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN