ACTUALIZADO A LAS
10:38
vacio
-- / --

Kazuyuki Nakagawa: “Barcelona me cambió la vida”

D
17 sep 2019 / 16:45 H.

El japonés Kazuyuki Nakagawa tenía 22 años cuando quería comerse el mundo. Por eso, en 1999, llegó al Ecuador sin recomendación alguna y, para colmo de males, no sabía nada de español. El Deportivo Quinindé fue su primer equipo. Esto hasta que José María Andrade, mejor conocido como técnico de Barcelona Josimar (fallecido en el 2017) lo trajo hasta Guayaquil.

En ese momento su vida cambió para siempre. Todos lo llamaban por cariño y facilidad, Kazu. En el Ídolo estuvo seis meses, luego pasó a Espoli, de Manta. Tenía algo en particular, le gustaba pintarse el pelo de muchos colores.

20 años regresó al Monumental junto a la Selección de Japón sub-17 en un partido amistoso contra la Tri que dirige Javier Rodríguez.

EL CARIÑO

“Yo llegué hace a este lindo país y desde ese momento todos los días recuerdo lo que significa Ecuador para mí. Ustedes son únicos: el cariño y el afecto que le dan al extranjero solo se lo ve aquí y eso me lo llevé para siempre”, expresa Kazu, quien estaba con la selección de Japón como traductor.

Lo invitaron los japoneses residentes en Ecuador

Hasta años atrás laboró para la federación de su país. “Yo recuerdo a todos mis compañeros del Barcelona, Chunchi Quiñónez, Cevallos, Montanero, Segundo Matamba, Frickson George, Carlos Yáñez, Pato; a don Plaza, que cuidaba la puerta y a más, todos están en mi mente”, explica el japonés.

Dice que hasta el 2004 estuvo en Manta. Tuvieron que pasar 10 años para que regresara a Ecuador. Asegura que su esposa todos los días le preguntaba por este país hasta que la trajo a conocer. “Aquí tengo amigos en todas partes: en Guayaquil, Quinindé, Quito y Manabí. Son gente maravillosa, puedo decir que Barcelona me cambio la vida”, comenta Kazu, que jugaba de volante ofensivo.

Kazuyuki Nakagawa: “Barcelona me cambió la vida”

NADA DE COLORES

Se pintaba el pelo de varios colores, pero ahora luce el cabello negro, estilo samurai. “A veces de amarillo, rojo, verde eran de diferentes, pero ya no. Solo de color negro”, comenta Nakagawa, que hace dos décadas le dio una entrevista a diario EXTRA cuando su español era más limitado.

Hoy por hoy lo habla y escribe con fluidez. “Llegué sin saber nada de su idioma, fui aprendiendo de lo que escuchaba todos los días. Claro que uno aprende primero son las malas palabras, y muchas veces dije cosas sin saber el real sentido, pero fui sabiendo mucho”, expresa Kazu.

Su paso por Barcelona dice que le dejó una buena experiencia de vida, el estar en un equipo grande hizo que muchos lo siguieran identificando. Todavía tiene contacto con muchos integrantes de aquel equipo.

JOSIMAR, INOLVIDABLE

Cuando se enteró de la muerte de Josimar, que fue su entrenador y los últimos años analista deportivo de Los Comentaristas, de radio Caravana y Diblú, Kazu lloró, porque fui quien lo hizo conocido en Ecuador. “El profe Josimar siempre ha estado en mi corazón desde que me fui de Barcelona hasta este momento. Inclusive ahora también está mi lado porque sin él no hubiera llegado a Barcelona”, dijo. Y prosiguió: “Porque no tendría tantos amigos como los que tengo ahora, buena amistad con muchas personas. Por Josimar estoy aquí junto con excompañeros, amigos, familiares de gran corazón, y muchos más. Así que estoy agradecido del profe y me voy de Ecuador con más recuerdos grandes en mi corazón, con ganas y esperanza de regresar cuando Dios quiera”.

RECUERDOS

EXTRA, hace 20 años le hizo varias notas, su llegada era una verdadera novedad a finales del siglo pasado, de español sabía decir sí y no. Dice que todos los recortes se los llevó y los tiene en su casa, que está a dos horas de Tokio, Japón. “Son el gran recuerdo que tiene de este país, todos están en casa, es como un tesoro”, dijo Kazu, que ya está de regreso a su natal Japón.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN