ACTUALIZADO A LAS
23:01
vacio
-- / --

No se desprenden de sus hijos futbolistas durante la cuarentena

D
25 mar 2020 / 15:49 H.

Pedro Vite, Joan López y Cristhian Gallardo crecieron y se alejaron de la casa para forjarse como futbolistas profesionales. Pero la emergencia sanitaria los retornó al seno familiar y eso tranquiliza el corazón de María Uzca, Narcisa Reina y María Torres, quienes contaron a EXTRA que sienten alegría por tenerlos más tiempo en el hogar, pero también muestran su preocupación, por la terrible situación que está viviendo el mundo, a consecuencia de la pandemia.

LISTO PARA EL VIAJE

María Rebeca Torres cuenta que su hijo Cristhian Gallardo, con apenas 15 años, ya juega en el equipo de primera del Barcelona y tenía las maletas listas para viajar con la selección ecuatoriana de fútbol sub-15 a una gira prevista por varios países de Europa la primera semana de abril.

Pese a que vive y entrena en Guayaquil, el deportista ya se había ausentado para la concentración que debía realizar en la Casa de la Selección, en Quito.

“Incluso yo había firmado los papeles para autorizar su salida del país, pero gracias a Dios no se fue de viaje. Diosito sabe cómo hace las cosas, porque si la emergencia sanitaria lo cogía afuera, imagínese lo desesperante que hubiera sido para mí”, contó a EXTRA la madre del futbolista, quien habita en la cooperativa Desarrollo Comunal de la isla Trinitaria, en el sur de Guayaquil.

La señora dijo que, pese a que él pasa gran parte de su tiempo en casa, hoy lo abraza más seguido, porque no sale ni a la esquina, para evitar algún contagio del coronavirus.

“Estamos cumpliendo con las disposiciones de las autoridades de no salir a las calles”, relató la señora, quien aspira a que su hijo sea uno de los mejores futbolistas ecuatorianos.

“Ya fue ascendido al equipo de mayores del Barcelona y lleva varias convocatorias a la selección sub-15. Ojalá siga por ese camino”, concluyó.

LES ALIVIÓ UN DOLOR

No se desprenden de sus hijos futbolistas durante la cuarentena
María Uzca y su vástago Pedro Vite.

Cuando se decretó la emergencia sanitaria, María Uzca y Pedro Vite (papá) estaban pasando un momento crítico. Un familiar cercano había fallecido. A ello se sumaba la ausencia de Pedro Vite Uzca, quien juega en Independiente del Valle y estaba en Sangolquí.

“Era una desesperación terrible, porque es preocupante tener un hijo lejos en una situación tan complicada como la que estamos viviendo ahora. Pero gracias a Dios, Pedrito llegó el mismo día en que falleció mi cuñado. Eso nos tranquilizó un poco”, señaló a EXTRA la madre del futbolista, que juega de volante en el equipo sub-18 de Los Rayados y hace poco fue mundialista con la selección ecuatoriana sub-17.

Cuenta que ahora, gracias a la emergencia, pueden compartir más tiempo con el deportista, quien, por sus entrenamientos y estudios en Sangolquí, no podía viajar a Babahoyo, donde residen sus progenitores.

“Tratamos de cuidarnos tomando mucha vitamina C, porque el coronavirus es una situación que nos tiene en suspenso a todos. Hacemos gárgaras con agua tibia mezclada con vinagre en las mañanas y en las noches, tomamos jugos naturales de limón o cualquier cítrico que nos ayude a elevar nuestras defensas”, indicó la señora.

María contó que su hijo, quien es primo de Jefferson Montero, está pendiente con su jornada de ejercicios diarios, para volver en forma a los entrenamientos en el complejo de Independiente del Valle, en Sangolquí.

SENTÍA MUCHO MIEDO

No se desprenden de sus hijos futbolistas durante la cuarentena
Narcisa Reina y su hijo Joan López.

“Gracias a Dios mi hijo está acá conmigo. Y la verdad que sentía mucho miedo”, contó Narcisa Reina, madre de Joan López, arquero mundialista de la selección sub-17, quien además hace poco fue campeón de la Copa Libertadores sub-20, con Independiente del Valle.

La mujer relató que su hijo no llegaba a casa desde hace aproximadamente tres meses. Los estudios y entrenamientos en el cuadro rayado no le permitían compartir mucho tiempo con sus allegados que viven en Chone, Manabí. “Pero ahora pasamos más tiempo juntos y eso me alegra, aunque sentimos temor por lo que está ocurriendo con esa pandemia”, relató Reina.

Añadió que apenas se decretó el estado de emergencia sanitaria, se le vinieron muchas ideas a la cabeza.

Ella pensaba mucho en Joan y elevaba plegarias al cielo, pidiéndole a Dios que no le pasara nada. Cruzaba los dedos y revisaba su teléfono a cada rato, para leer los mensajes que enviaba su hijo. Pero su corazón se calmó y los latidos bajaron de intensidad, cuando una buseta se estacionó frente a su casa y vio bajar a su hijo con una maleta. Corrió a abrazarlo.

“Los directivos de Independiente del Valle alquilaron busetas para enviar a los jugadores a sus casas. Eso me dejó tranquila”, sostuvo la señora, quien labora como empleada de la salud en su natal Chone.

Por ahora, Joan López se mantiene en forma haciendo ejercicios en la sala de su casa, para no perder ritmo y volver ‘papelito’ a los entrenamientos en Sangolquí.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN