ACTUALIZADO A LAS
20:16
vacio
-- / --

Trulito: “No soy el soldado caído”

D
23 ene 2020 / 12:03 H.

De tantos ‘payasos’ que estuvieron en la Noche Amarilla del Barcelona solo uno era de verdad. Trulito ha ido al Monumental vestido como cómico dos veces. La primera fue en 2012 y ese año el Ídolo ganó el título, por eso sus amigos le recomendaron que fuera otra vez a la presentación torera, pero ahora como cábala.

Salió de su casa ubicada en el Cristo del Consuelo, suburbio de Guayaquil, con su rostro pintado, peluca y su llamativo traje amarillo y negro. Hasta sus vecinos se rieron de él.

“Llegué al Monumental y algunos amigos de la ‘vieja guardia’ de la barra del Barcelona se dieron cuenta que era yo y me saludaron. Antes fui parte de la Sur Oscura; fue un goce estar de nuevo con ellos, muchos me gozaron, pero al final los hice reír y sin cobrarles un centavo”, expresó Roberto Carlos Vinces Consuegra, de 37 años, 15 de ellos dedicados a la diversión.

▶Lee: ¡El ‘soldado caído’ ha dado la vuelta al mundo!

‘DISEÑADOR’ DE LA RISA

De profesión diseñador gráfico y también locutor, Vinces dice que su ‘payasada’ en la Noche Amarilla fue algo increíble. Algunos hinchas creyeron que les tocaría pagar un dólar por la foto que se tomaban con él, pero les respondía que no, que eso lo hacía como cábala.

“Todos debemos aportar algo para el equipo y lo mío era ir vestido de payaso barcelonista”, comenta el cómico.

Vinces, en los graderíos del ‘templo’ canario, se sentía tan estrella como Alessandro Del Piero en la cancha. Las solicitudes de fotos le ‘llovían’ a cada paso que daba.

Durante el primer tiempo del Barcelona-Delfín estuvo en la parte baja de la general Carlos Muñoz. Para la segunda parte del encuentro se fue con su fama y payasadas a la parte alta de este sector popular.

Tiene las botas, pero de payaso

Trulito: “No soy el soldado caído”

Entre bromas, sus panas le decían que era el verdadero ‘soldado caído’, en referencia al hombre que fue captado en una supuesta infidelidad durante el show de la presentación del plantel y que se pintó la cara para pasar desapercibido.

“No soy ningún ‘soldado caído’, y de soldado solo tengo las botas, pero las de payaso”, menciona Vinces.

“La gente me encama notas, soy más guapo, más lindo que el hincha que protagonizó el Kiss Cam del famoso ‘soldado caído’. ¡Ojo!, más hermoso con o sin pintura en la cara”, comenta entre risas.

AMOR AL EQUIPO

Padre de dos hijos, Sheyla y Carlos Andrés, Vinces cree que es el único payaso que viste de amarillo. “Te puedo decir que soy barcelonista desde las medias, el calzoncillo y hasta la chaqueta de payaso”, expresa Trulito.

Y como se le antojó este año aparecer por el Monumental, ‘encachinado’ como payaso para, según él y sus amigos, darle la suerte al Ídolo para que salga nuevamente campeón, Vinces recibió una montaña de ofrecimientos que deberán cumplir si en diciembre próximo hay vuelta olímpica torera: jabas de cervezas, contratos, relojes, camisetas, canastas navideñas y hasta un viaje al extranjero. Ahora, más le vale que su payasada le sirva...

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN