Exclusivo
Actualidad

Así pasarán los extranjeros la Navidad en Ecuador

A pocos días de celebrar la Navidad, todo debe estar listo: el pavo, la ropa y sobre todo la familia reunida. Lo que debería ser una fecha de amor familiar puede volverse un tanto nostálgica para aquellos extranjeros que pasarán esta fecha en una nueva

Expresiones
Decoración navideña en Guayaquil.Juan Faustos /Extra

A pocos días de celebrar Navidad, todo debe estar listo: el pavo, la ropa y sobre todo la familia reunida. Lo que debería ser una fecha de amor familiar puede volverse un tanto nostálgica para aquellos extranjeros que pasarán esta fecha en una nueva casa.

Para Janeth Hernández y su familia todavía resulta complicado hablar sobre sus seres queridos en esta época. Ella junto a su esposo y sus dos hijos llegaron de Venezuela hace cuatro años, pero sus familiares siguen en su país. “Uno extraña todo, a la seres queridos, la casa, la música...”, expresa con algo de nostalgia.

Al recordar como era la Navidad en su tierra cuenta que toda su familia se reunía, y en su mesa no podían faltar las hallacas. Ella recuerda que solía acompañar este plato con una ensalada de pollo, y uno que otro gustito de dulce para el final. Cuando llegaban las doce era la hora de “brindar, beber y seguir comiendo”.

Janeth cuenta que no hay muchas diferencias con la celebración ecuatoriana. Ellos acostumbran reunirse en el a media noche e intercambiar regalos pero, el menú de la cena puede cambiar un poco, ya que aquí “se come mucho pavo y chancho”.

Una Navidad entre amigos

En el caso de la profesora Eunah Choi, quien ha vivido en Ecuador hace más de treinta años, cuenta que en Corea del Sur la época navideña no tiene un tinte tan familiar.

Por extraño que parezca para algunos, la Navidad en ese país es más un sinónimo de amistad; algo muy diferente al concepto al familiar al que están acostumbrados los ecuatorianos. Eunah señala que no hay una comida típica definida para esta fecha, o una actividad como abrir los regalos. Estas vísperas se las pasa “con amigos, más que con la familia”. Pero al vivir tanto tiempo en Ecuador, ella reconoce que se le han “pegado” algunas costumbres navideñas como: reunir a su esposo e hija, preparar el pavo y pasar con amigos. Aunque este año decidió armar maletas y viajar a su país natal, ella suele pasar estas fechas en Ecuador.

En cambio para Che Hao Chang, un joven taiwanés que vive en Guayquil hace once años, la Navidad tampoco resulta una fecha muy especial. Él reconoce que en su país no hay algo tradicional para celebrar la fecha. Esto puede ser el resultado de la gran diversidad de religiones que presenta la isla asiática, ya que, según los datos de Religion Facts, solamente el 5.5% de la población es cristiana.

Un festejo más colorido

Marlon Quintero, un colombiano radicado en Ecuador hace doce años recuerda que esta época es más animada en su amada Colombia. Él cuenta que cada 8 de diciembre se realiza el Día de las velitas. Esta celebración consiste en colocar doce velas de distintos colores en la vereda frente a la casa para que representen los sueños de la familia. Así los vecinos del barrio se unen y celebran hasta que las velas se consuman y la Vírgen cumpla los deseos.

En cuanto a la Navidad, Marlon expresa que en Ecuador la gente es más tranquila, “aquí es más calmado, nosotros somos más parranderos, le metemos guitarra, tambores y se arma una fiesta cada noche de novena”. Ya el 24 de diciembre, en Colombia no puede faltar la natilla, los buñuelos y los buenos vallenatos navideños, por eso que desde que está en Ecuador trata de conservar algunas tradiciones.

Él prepara el chocolate espeso, y casi como un experto empieza a relatar la receta. “Toda la semana antes de Navidad comemos (con mi esposa) chocolate espeso con pan y queso derretido”, cuenta en actitud divertida ya que es una tradición en Colombia.

Pero si de costumbres ecuatorianas se trata, el colombiano reconoce que no puede resistirse a un buen pavo, la comida ecuatoriana es lo primero que se le viene a la mente.