Seis consejos para encontrar el Punto G
Suscríbete

Exclusivo
Cuerpeo

Seis consejos para encontrar el Punto G

Un sexólogo da estos consejos para disfrutar de las sensaciones que se pueden obtener de este lugarcito y aumentar el deseo.

orgasmo-mujer-1024x682
El Punto G es una zona que le podría dar mucho placer a la mujer.Tomada de Internet

Lo primero es encontrarlo. Mucho se habla del punto G o conocida como la zona de más alta estimulación erógena de la mujer. Se ha escrito mucho sobre esto, pero ¿sabes dónde está?

El sexólogo Xavier García destaca, en primera instancia, que toda mujer es diferente, y por esto es que durante mucho tiempo se ha cuestionado de si el punto G existe realmente o es solo un ‘mito’, porque hay mujeres que dicen que, a pesar de que intentan hallarlo, solo han fracasado.

Algunas tienen un área unos cuantos centímetros dentro de su vagina, en la pared superior, que se hincha cuando se oprime y se acaricia, y que puede proporcionar sensaciones de placer intenso. Otras descubren que la misma área simplemente les origina deseos de orinar cuando se acaricia, y algunas mujeres no la pueden encontrar en absoluto.

Por lo tanto, para García lo importante es identificarlo y eso solo se dará cuando hay una autoexploración, a través de la masturbación.

Un segundo tip es estimular el clítoris (que no es el punto G . La sensibilidad aumenta si antes se estimula el clítoris. De hecho, cuando hay dificultades para encontrarlo, esto puede facilitar su detección.

El tercer consejo es que se muevan los dedos y la forma más común es imitar el gesto de “ven aquí”. Al curvar y extender los dedos a diferentes ritmos, la sensibilidad de la zona incrementa de manera sorprendente.

Como cuarto tipo, García apunta a intentar diferentes posturas. Si una no funciona es recomendable hacer un cambio. Por ejemplo, la del ‘perrito’ en la penetración es una de las más efectivas para estimular el punto G.

El quinto consejo es aún un tabú, porque no muchas personas están dispuestas a incluir juguetes sexuales. Pero este es ideal, puesto a que mientras se lo usa, se puede estimular otras zonas con las boca o los dedos.

Y, como último consejo, el experto sugiere descartar los besos y las caricias. Porque aunque si bien no es un estímulo directo a la zona erógena, contribuye a encender la pasión. 

  1. La zona en la que está situado el punto G en el cuerpo de la mujer hace difícil su acceso, así como su estimulación, y esto hace que muchas de ellas crean que no existe o que no lo tienen.
  2. El punto lleva su nombre en honor a Ernst Gräfenberg, un médico y científico alemán especializado en ginecología y obstetricia.
  3. La evidencia indica que cerca del 50 % de las mujeres no cree en la existencia del punto G. Quienes sí lo hacen tienen una mayor percepción de sus genitales, relaciones sexuales con mayor frecuencia y una valoración saludable de su función sexual.
  4. Aunque también se puede lograr a través de la estimulación del clítoris, a menudo se asocia a la eyaculación femenina con la estimulación del punto G.   
sex man

Fiestas Julianas: Así es el perfil sexual del guayaco

Leer más