ACTUALIZADO A LAS
01:02
vacio
-- / --

Columnas: El servicio de luz ahora no es malo. ¡Es pésimo!

O
03 jun 2019 / 00:00 H.

    Los guayaquileños que pasamos de la juventud hace rato recordamos que, en tiempos de míster Capwell como gerente general de la Empresa Eléctrica, el servicio de luz en Guayaquil era de buena calidad. Las interrupciones ocurrían muy de vez en cuando y a los morosos en el pago de luz les daban un mes de plazo, es decir que les cortaban la energía de su casa o de su negocio después de un mes de atraso, no antes. Cuando ocurría un daño a domicilio, el camión con los técnicos de Emelec llegaba con toda premura.

    Con el avance de la ciencia y cuando ya casi todo está electrificado en gran parte del planeta, la demanda ha crecido tremendamente. Eso obligó a construir más poderosas plantas y nuevas hidroeléctricas, etc. Recordemos que el anterior presidente Correa prometió que, en pocos años más, tendríamos energía hasta para exportar a los países vecinos, lo cual no sucedió y -más bien- surgieron escandalosos negociados con las constructoras chinas de las nuevas plantas, algunos de cuyos responsables disfrutan descaradamente de sus atracos, y el problema que dejó Correa en la tal “década ganada” ahora está peor aún.

    ---

    Mientras los avances técnicos se aprecian por todas partes, en nuestro país últimamente han estado cobrando las planillas “al ojo”, alterando cifras en forma anárquica y perjudicando al consumidor. Recién cambiaron a los directivos de CNEL y se espera que ya todo se enderece.

    Mientras tanto, siguen los inesperados cortes de luz a cada rato, motivando la justa indignación general.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN
    LEE TAMBIÉN