ACTUALIZADO A LAS
11:24

Columnas: Histerias tras un líder

O
11 ago 2018 / 00:00 H.

    Dice la fábula que hasta hace pocas décadas había un barco-país en la Mitad del Mundo que navegaba a la deriva porque los mismos timoneles se turnaban y no tenían ningún rumbo ni propósito; todo era un caos donde mandaba una pequeña élite egoísta antisolidaria y prepotente, y el pueblo se acomodaba como podía, era el “sálvese quien pueda”, donde la corrupción era “el pan de cada día” y un feriado bancario culminó con la expulsión de dos millones de ellos que se lanzaron a nado para buscar subsistir en tierras del norte.

    De pronto y de la nada apareció un líder que lo revolucionó todo, y por una década se estableció un rumbo a puerto seguro, pero su lema de “justicia social” no gustó a los de siempre y como toda revolución tiene una contra-revolución y también traidores, se desató una persecución vengativa contra ese líder para recuperar sus privilegios, una “cacería de brujas” nunca antes vista y así conservar sus “puestitos”, y estar en el reparto del nuevo timonel. Lo acusaron de todo y por todo y en su histérica desesperación secuestraron hasta la justicia, resucitaron muertos vivientes y odiadores encarcelados, manipulando las redes sociales, en titulares, pero mientras no encontraban pruebas en firme para condenarlo y liquidarlo, empezó el rumbo hacia la derecha regresando a la deriva, al mar de la incertidumbre donde nuevamente ganará el egoísmo y “el pez gordo se comerá al más chico”.

    Pero el final de la fábula todavía es incierto y explosivo, porque ahora el barco-país ya cambió.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN
    LEE TAMBIÉN