ACTUALIZADO A LAS
14:57

Columnas: La parte más oscura del “oro negro”

O
11 ene 2019 / 00:00 H.

    Al producto que yace bajo tierra y que sirve como energía para mover motores y así poder andar “sobre ruedas”, que es el petróleo, es conocido como el “oro negro”. Pero hay quienes lo satanizan como “oro del diablo” porque su riqueza produce guerras internacionales, protestas y hasta crímenes. El Ecuador se convirtió en país petrolero, incluso con derecho a ser miembro de la OPEP, en los años setenta del siglo pasado, durante la “dictablanda” de Bombita. ¿Se acuerdan? Y desde entonces se ha convertido en el “sueldo” del Ecuador, como en tiempos pasados lo había sido el cacao o la “pepa de oro”, y después el banano. Y que durante la “década ganada” de Rafael Vicente con su venta internacional nos enriquecimos cuando el barril de crudo alcanzó más de 130 “dolores”. Pero lo que debió ser motivo de prosperidad trajo consigo la corrupción, acentuada en el correato, como ahora se confirma con el informe de los investigadores de la ONU.

    Hablar de la subida de los derivados del petróleo se convirtió en un peligro, al punto de que fue una de las causas de la caída del “loco que ama” y que Jamil casi pierde las elecciones en 1998 por insinuar tal aumento. Ahora Lenín acabó con un subsidio que no se había tocado en cuatro décadas. Y ha traído protestas, por supuesto. Pero quedó fijado el aumento para las gasolinas súper, eco y extra. El diésel, que se anunció su elevación, tuvo que volver a su precio anterior tras la airada reacción de los transportistas. Y ahora Lenín no corre el peligro que sufrió Macron en París, en donde por “elevador” casi lo sacan del Palacio del Elíseo. (FCV)

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN