ACTUALIZADO A LAS
11:58
vacio
-- / --

Columnas: Vías para la vida, no para la muerte

O
23 sep 2018 / 00:00 H.

    Uno de los países de América Latina con mejor red vial estatal de carreteras es, en mayúsculas, ECUADOR, una situación que debe llenar de orgullo a sus habitantes.

    Esta condición genera un impacto económico y social decisivo no solo por el nivel de competitividad que alcanza, sino también por la mejora que representa en la calidad de vida de las personas.

    Todo hasta aquí color de rosa. Pero surgen, entonces, grandes interrogantes: ¿Por qué hay tantos accidentes en las vías? ¿Por qué tanta sangre derramada? ¿Qué está fallando?

    Entre muchas de las soluciones, unas gravitan de manera importante: la elaboración de normativas ajustadas a la realidad e instar al absoluto cumplimiento de esa normativa.

    En el panorama se tiene que hay conductores que trabajan jornadas imposibles, vehículos que no reciben el mantenimiento adecuado y otras tantas irregularidades que convierten a las vías en verdaderas morgues al aire libre.

    ¿Qué hacer? Por ejemplo, como mínimo aplicar estrictamente la ley actual y, como mucho, empezar a repensar si las leyes se ajustan a las necesidades.

    Los miles de viajeros del país, más que buena suerte al momento de abordar los vehículos, merecen sentirse protegidos al transitar por las mejores carreteras que hay en un país que acertó, como pocos, al invertir en sus vías. Por eso es deseable que sean para la vida y no para la muerte.

    FRASE: La vida es un parpadeo entre dos eternidades. Cuídala.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN