ACTUALIZADO A LAS
12:07
vacio
-- / --

Crece la injusticia social en nuestro país

Ecuador ·
O
10 feb 2019 / 00:01 H.

    La mala redistribución de las riquezas y las cargas impositivas fiscales a sectores más débiles de la economía figuran entre las causas generadoras del descontento y la violencia en los habitantes de un país.

    Todo esto se traduce en protestas y continuos paros en contra de los gobiernos de turno, y hasta dan lugar al nacimiento de las temibles guerrillas, que con el tiempo se convierten en narcoguerrillas.

    Mucho tiene que ver la burocracia dorada, el acaparamiento de los contratos públicos “entre gallos y medianoche” y en pocas manos. La creación de leyes favorece a ciertos sectores en detrimento de las mayorías y el nepotismo, enriquecimiento ilícito y la corrupción pública se da a todo nivel.

    Se evidencia claramente el abandono gubernamental para el desarrollo de ciertas poblaciones.

    Los famosos subsidios que nacen como apoyo a los “más vulnerables” pero terminan beneficiando a los más poderosos, significando al final una gran carga para el Estado. Debería haber una independencia de funciones del Estado, y así evitar los abusos de poder. Se debería aplicar la justicia sin distinción de clase y sin mirar el tamaño de las chequeras.

    Existe un constante endeudamiento para tapar los huecos fiscales generados por una mala administración de los recursos del Estado.

    Todo esto forma parte de un sistema dañino que da como resultado la desigualdad, el resentimiento y los actos de violencia entre los sectores de clase media y baja que son los más afectados de la economía.

    ¿Cuál es la solución para todo lo señalado? ¿Tiene acaso que ver con la ideología política de los gobernantes...?

    Por el Ing. Miguel Campos Arévalo

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN