ACTUALIZADO A LAS
01:02
vacio
-- / --

Desde la Redacción: Planillas que asustan

O
02 jun 2019 / 00:00 H.

    El vergonzoso capítulo de los cobros excesivos de las tarifas eléctricas puede dividirse en dos actos: El primero, cuando en abril pasado se decidió aumentar el valor del alumbrado público así, sin más. La única noticia que tuvimos al respecto fue cuando llegaban las planillas con valores exorbitantes que primero se debían cancelar para después reclamar. Esta actitud generó reclamos de los consumidores, quienes no podían entender cómo el servicio había subido tanto, de 20 dólares, en unos casos, a 80. Luego se prometió que los valores cancelados con el excedente iban a ser devueltos por las comercializadoras de energía eléctrica como notas de crédito. Pero llegó la nueva cuenta y resultó que, en lugar de equilibrarse, el valor continuaba siendo elevado, incluso se había cuadriplicado, sin que, otra vez, exista una explicación. Y aquí viene el segundo acto: resulta que no se habían hecho las mediciones pertinentes porque la empresa contratada para eso estaba quebrada, por lo que solo se sacaba un promedio del consumo, casi que al ojo. ¡Plop! ¿O sea que además de tener que soportar el mal servicio de luz, que se va cada tanto dañando los electrodomésticos, también estamos obligados a pagar por las malas administraciones que permiten el maltrato al usuario? Ojalá que las masacres en las cárceles y las capturas de exfuncionarios del régimen anterior no desvíen la atención de las autoridades, obligadas a darle una explicación al ciudadano, cansado de que le sigan viendo la cara y de que abusen de sus recursos.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN
    LEE TAMBIÉN