ACTUALIZADO A LAS
15:41
vacio
-- / --

“Yo te ofrezco, busca quién te dé”

Ecuador ·
O
09 jun 2019 / 00:01 H.

    Cuánta desesperación habrá sentido Freddy Gómez al no poder encontrar una escuela para sus hijos. Tuvo que encadenarse a la Columna de los Próceres de Guayaquil para que las autoridades sepan que existe y atiendan su pedido, el cual está garantizado en la Constitución. Se supone que los niños tienen derecho a la educación y el Estado la obligación de cumplir con este mandato, sin ningún pretexto. Sin embargo, resulta que Freddy acudió a la dependencia respectiva para que le dieran una solución y, según él, solo recibió evasivas y un mensaje que decía: “al momento no contamos con cupos disponibles para el nivel solicitado”. Ahí comenzó el suplicio de este padre de familia, que tampoco cuenta con los recursos económicos para optar por una escuela privada. Felizmente la medida extrema que tomó, la cual fue recogida por los medios de comunicación, tuvo buenos resultados y ahora sus niños podrán asistir a clases. Ese es el drama que viven miles de ecuatorianos desempleados que se ven en la obligación de mendigar atención, a quienes están en el deber de buscar una solución a sus problemas, pero lo único que encuentran son puertas cerradas que alimentan su desesperanza. Así es como se diluyen los discursos de una clase política que no ha olvidado la demagógica práctica del “yo te ofrezco, ahora busca quién te dé” y que, en época de campaña, promete de todo visitando barrios a los que jamás volverán. No se puede jugar así con las aspiraciones de las familias, obligadas a trabajar en la informalidad para sobrevivir.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    LEE TAMBIÉN